viernes, 5 de agosto de 2016

Escuadrón Suicida

Suicide Squad for Dummies
Entre expectativas, escándalos, expectativas,  estadísticas de locura, más expectativas y criticas atemorizantes se estrena por fin “Suicide Squad” (Escuadrón Suicida). ¿Habrá alguien por ahí, fan o no fan,  admirador o detractor, friki o no friki que pretenda evitar esta película?  ¡Claro que no! Hasta los directivos de Cinemex ya tienen sus pases VIP con la competencia.

¡Aceptémoslo! Los superhéroes o, en este caso, antihéroes son nuestra fascinación, y sin importar lo que pase estaremos siempre al pendiente de ellos. No marca una diferencia saber o no saber sobre el tema. No importa lo brutalmente ortodoxos que puedan ser sus acérrimos seguidores. No importa si la entrega previa fue desastrosa, o si las treinta entregas anteriores fueron desastrosas. Ahí estaremos todos amontonados en los primeros días de proyección,  porque la esperanza es lo último que muere.

Aunque tenía la intención de hacer una nota que le pudiera restar importancia a la indignación de los fans, finalmente no pude hacerlo. Mire que estaba dispuesta a correr el  riesgo de ser excomulgada por los venerados críticos de cine, ya que reconozco que no cuento con las credenciales que me acrediten para emitir un juicio sobre un tema que NO domino, y sin tener más aval que la ley de mis calzones y la enferma necesidad de ver hombres, o debería decir “metahumanos”,  desbordados de músculos y testosterona, envueltos en suculento spandex aquí les dejo este experimento llamado: “Suicide Squad for Dummies”.

De qué va: El gobierno de Estados Unidos por medio de la oficial de Inteligencia, Amanda Waller (Viola Davis), decide formar un grupo secreto de operaciones encubiertas para salvar al mundo de sus enemigos, por lo que reclutan a un grupo de desquiciados criminales a cambio de clemencia, teniendo el entendido de que si triunfan nadie lo sabrá y si fracasan será su culpa.

En una cinta con tantos personajes principales es difícil darle su lugar a cada uno, así que trataré de irme por partes:

Deadshot (Will Smith): Nace en 1950, obra de Bob Kane, David Vern Reed y Lew Schwartz. Un francotirador que surge del mundo de la mafia a quien su corazón de pollo lo hace vulnerable a través de su hija Zoe (Shailyn Pierre-Dixon). Un personaje atormentado  y metido con calzador, tal vez por temor a ser tachados de racistas por su abnegada esposa. Con todo y los reflectores forzosamente dirigidos hacia él no logra conectar con el público.

 
Harley Quinn (Margot Robbie): Originalmente inspirada en Arlequín, la novia del Guasón; la imagen creada por  Paul Dini y Bruce Timm  ha sido modificada para darle el aspecto de una Blondie diabólica. La trastornada psiquiatra conoce a The Joker en el asilo de Arkham en donde se enamora de él. No cabe duda que el alto concentrado de peróxido y la belleza desquiciada de Robbie fueron suficientes para hacerla sobresalir entre sus compañeros criminales. Sin duda un personaje icónico en esta cinta y digamos que por la razón que sea, uno de los pocos aciertos.
El Diablo (Jay Hernández): Jai Nitz,  Phil Hester y Ande Parques se dieron a la tarea de crear un criminal de origen mexicano. El Chato Santana tiene el poder de crear y manipular el fuego con la mente. La viva imagen de la muerte imprime al actor mexicano una temida y macabra apariencia. Este personaje también me gustó pese a esa transformación cósmica en un Mictlantecuhtli piromaniaco en busca de redención.

Slipknot (Adam Beach): Christopher Weiss,  es un especialista en fusionar químicos para fortalecer cuerdas y sogas. Con harta habilidad para estrangular a la gente, cosa con la que nos vamos a tener que conformar con lo que nos digan porque la creación de Joey Cavalieri,  Gerry Conway y el artista Rafael Kayanan pasó con más pena que gloria.

Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje): Creado por Gerry Conway y Gene Colan con apariencia de cocodrilo mutante, de fuerza extraordinaria, agilidad, reflejos, garras y dientes afilados, inmune a las toxinas y a los venenos. Tiene capacidad de regeneración, y es excelente en combate cuerpo a cuerpo. Es el más amenazante y terrorífico del escuadrón, se supone, pero el apellido Smith lo limitó a ser no más que una lagartija.

Captain Boomerang (Jai Courtney): George "Digger" Harkness, sesino a sueldo australiano que utiliza una variedad de bumerangs de alta tecnología para cometer delitos. El archienemigo de Flash. Un experto en armas afiladas creado por John Broome y Carmine Infantino en 1960. Su fama de torpe, por no decirle más feo, queda más que justificada.

Katana (Karen Fukuhara): Creada por  Mike W. Barr y Jim Aparo en 1983.  Experta en artes marciales, combate cuerpo a cuerpo y en técnicas samurái, Tatsu Yamashiro está dentro del grupo para apoyar al coronel Rick Flag en la misión. En los cómics, su pasado es tormentoso, pues su esposo y sus hijos fueron asesinados por la Yakuza. Por cuestiones de sobrepoblación de metahumanos en la cinta, más que destreza con el sable Tatsu Yamashiro mostró su drama personal.

Rick Flag (Joel Kinnaman): Es el nombre de tres personajes ficticios en el universo de DC Comics,  padre, hijo y nieto. Militar experto en tácticas, espionaje, infiltración y estrategia. Enamorado de Enchantress en su faceta de June Moone Es el encargado de controlar a los niños malos del escuadrón. Responde al mando de Amanda Waller por lo que queda como una niñera que prefiere jalar las orejas antes de usar el rifle de alto poder que trae al hombro.

Amanda Waller (Viola Davis): Personaje creado en 1986 por John Ostrander, Len Wein y John Byrne. No tiene más poder que el de manipulación, experta en logística, tortura psicológica, persuasión, técnicas militares, espionaje, infiltración. Una enemiga constante contra los superhéroes del universo DC. No tengo antecedentes de la fuerza de su personaje en los comics, pero a mi gusto, pudo ser sustituida por cualquier político corrupto de nuestro país.

Enchantress (Cara Delevingne): Creación del escritor Bob Haney y el artista Howard Purcell en 1966. June Moone es una arqueóloga que durante una expedición es víctima de la maldición de  Dzamor, quien la  convierte en una poderosa hechicera. Enchantress puede ser tan maldita como tierna,  posee la capacidad de manipular la energía mágica para cualquier tipo de efectos. En su caso, el exceso en los efectos especiales despertaron más risa que miedo. Una lástima que sacrificaran este personaje.
The Joker (Jared Leto): ¿Qué le puedo decir de él que usted no sepa? Ultraviolento, amante del caos, extremadamente  peligroso. Uno de los más carismáticos archienemigos del Hombre Murciélago. Un psicópata asesino creado por Jerry Robinson, Bill Finger y Bob KaneHa en 1940. The Joker sido interpretado por grandes y carismáticos actores, en donde sobresale la actuación de Jack Nicholson  y Heath Ledger, este último ganando  un Oscar póstumo por este papel. Leto se arriesga con el papel más difícil de todos en esta cinta, como actor fue una gran elección, este niño tenía todo para dar una nueva cara a tan fantástico villano. Por desgracia,  aunque me diga que le van a hacer una película para él solito, no justifico el desperdicio del personaje. Jared Leto pudo rescatar la cinta del rotundo fracaso. No digo que la pudo hacer buena, no tampoco, sólo digo que su personaje pudo ser memorable. David Ayer quemó a su comodín.


David Ayer (Training Day, Fury), su director y guionista estuvo  dispuesto a morir de pie por esta cinta, bueno, tal parece que lo va a conseguir, porque ni yendo de rodillas a Chalma se va a librar del fracaso. La película puede ser delirante y sumamente absurda, eso se lo puedo pasar porque todas las películas de superhéroes lo son; no le veo razón para rasgarse las vestiduras por eso. También puedo justificar que los personajes hayan sido modificados de su versión original, cosa que los fans más puristas odian, pero a mí parece que les viene bien una actualización.

Una historia armada con flashbacks que nos permiten conocer la historia de cada personaje, lo cual como analfabeta del comic se agradece, pero supongo que para los que ya se saben la ficha bibliográfica de cada uno se tornará aburrido. El problema con los flashbacks es que tienen la intención de justificar la maldad de los personajes, pero resultan innecesarios cuando se les niega el derecho de ser malos. ¡No hay malos! Amanda Waller es la más mala de todos. Que alguien me explique ¿por qué no los dejaron ser todo lo desgraciados que son?
¿Carece de estructura? Sí, ¿Esperaban la redención de DC comics por el fiasco que les resultó Batman vs Superman? Pues sí, también. Y no lo tuvieron, al contrario, se hundieron más en el lodo. Superman y Batman todo lo pueden, son lindos, son buenos. Si lo único bueno de los malos es eso, ser malos, ¿por qué carambas se lo niegan?

Les repito que no le veo el caso a rasgarse las vestiduras por una película de superhéroes, pero no hay mucho que hacer por ella. La compararon con The Guardians of the Galaxy, pero no siguieron su receta. Si algo hizo a esos inadaptados extraterrestres maravillosos, fue en primer lugar las bajas expectativas que se tenían de ellos, en segundo, un guion muy divertido y en tercero, una banda sonora maravillosa. ¡Suicide Squad no tiene ni eso! ¿Cómo se las ingenió Steven Price para hacer pedazos una banda sonora como esa? Parece que la editaron con un hacha.

Los quisiera consolar y decir: Mis niños, esto es una película del verano, está hecha para entretener y sacar millones y millones de dólares, los premios le importan un soberano cacahuate.  No está hecha para rendir culto a nadie. Tenemos un conglomerado de egos luchando por sobresalir entre tanto personaje fantástico. Sin embargo estoy segura de que esto no los consuela.

Estimados Dummies, el universo sigue en expansión, así que los personajes de los comics  nos seguirán haciendo pasar muchos corajes, y mientras no le quiten a Ben Affleck el papel de Batman, más. ¿Por qué mejor no se relaja de una vez? Deje la mercadotecnia fluir, desconecte su cerebro y su sentido de la realidad y al menos intente disfrutar  este batidillo de metahumanos renegados.





No hay comentarios:

Publicar un comentario