22 nov. 2018

Roma


Devastadora, sutil… bella


Roma, no es una historia, son tres historias paralelas que van tropezando entre sí en varias ocasiones. En una de ellas está Cleo (Yalitza Aparicio), la muchacha del servicio de una familia de clase media en la Colonia Roma. Otra es la historia de la familia del propio director durante su infancia y la última es la historia de una ciudad en la que se cimbra y se protesta mientras sus millones de habitantes colisionan unos con otros. Todo esto pasa en los inicios de la década de los años setenta en la Ciudad de México.


         Hacen falta un par de clichés para hablar de esta cinta, el primero será para decir que Roma es un poema visual y con el segundo diré que con Roma habrá un antes y un después para Alfonso Cuarón. Olvídese de Y tu mamá también, de Harry Potter y el prisionero de Azkaban, incluso de Gravity, con todo y su Oscar. Olvide todo porque el hijo pródigo ha regresado a la tierra que le vio nacer y que le dio las historias sobre las que hoy escribe, dirige y filma. Cuando vi las primeras imágenes promocionales de la película de inmediato pensé en Emmanuel Lubezki, quien resulta casi inseparable tanto de Cuarón como de Iñárritu, pero cuando supe que la fotografía era del propio Cuarón, me enderecé en el asiento y puse más atención. Antes incluso de que la película iniciara, ya sabía que su fotografía sería simplemente fantástica, y así fue.


        El filmar en blanco y negro tiene el encanto no sólo de una época que nos despierta añoranza, sino que desnuda a la cinta de la distracción del color, obligándonos a fijar la vista en esa escala de grises que no permite margen de error; sin tomas vertiginosas que disimulan los fallos, todo lo contrario, acompasadas y suaves.


        Todo en la cinta se puede describir como un detalle muy bien cuidado; el sonido, la luz, la banda sonora, las actuaciones y sobre todo los escenarios. La naturalidad la define, hay un orden obsesivo en el caos que se asoma en ella. Dos, tres, cuatro eventos sucediendo en el mismo momento, abrazados entre sí para mantenernos en un trance histórico. En verdad no entiendo en qué se basó la crítica para aplaudirla de la manera en que lo están haciendo, porque esos momentos y esas locaciones sólo pueden tener sentido para un mexicano.


        La historia de Cuarón era nuestra antes de que él la escribiera. Muchos de nosotros tuvimos a nuestra propia Cleo, o caímos ante el embrujo de una banda de guerra pasando por la calle, nos sacudimos la mala suerte cuando el afilador emitía sus acordes anunciándose. Peleas campales entre padres y hermanos, la ciudad moviéndose bajo nuestros pies y el efecto de fragilidad que deja en nosotros.


        Yalitza Aparicio está magnífica. Con esa mirada de inocencia y sorpresa, silenciosa, de pasos ligeros y rápidos, de lengua madre. Roma avanza y toma su ritmo, pareciera que Cuarón sólo los dejó ser, pero no se engañe, ese hombre fue minucioso hasta en el más pequeño detalle.


Alfonso Cuarón hizo un viaje en el tiempo y nos llevó de la mano con un caminar lento. Hizo también una coreografía sangrienta del “Halconazo”, ese que sólo algunos recuerdan y que ahora no olvidarán jamás. Nos desgarró el alma con una parturienta, nos dio de nuevo el aliento y nos arropó en el abrazo de nuestra propia familia a través de la suya; pero lo más importante de todo es que lo hizo aquí, en México y para México. Muchas gracias por tan bello regalo.





17 nov. 2018

Instant Family


Irremediablemente adorable


No son pocos los cineastas a los que les da por llevar sus propias experiencias a la pantalla, sin embargo, esta catarsis personal no siempre sale bien; en ocasiones la justificación no es suficiente para logar conectar con la audiencia. Sean Anders (Daddy's Home) dirige Instant Family (Familia al instante), en ella veremos a Mark Wahlberg  y Rose Byrne  como Pete y  Ellie Wagner, un matrimonio que decide adoptar no uno, sino tres hijos de diferentes edades que son hermanos entre sí.


         Anders se tomó la libertad de escribir, dirigir y producir esta cinta, así que digamos que no hubo quién pudiera detenerlo de expresar lo que quería decir y la manera en que lo hizo. Si se intenta siquiera desmenuzar la historia tal vez cualquiera podría decir que es cursi y sin seriedad en su estructura. Que no alcanza para estremecer como un drama por el que pasan millones de niños y adolescentes en el mundo y algunos miles de personas con el anhelo de adoptar. Pero si decide no detenerse a pensar en todo esto, lo curioso es que se topará con una película muy divertida.


         Con el mayor respeto por las personas involucradas en el proceso de adopción, tanto niños como futuros padres, quienes saben que estos “tramites” pueden ser extremadamente demandantes y hasta dolorosos, les diré que a pesar de mi reticencia disfrute mucho la cinta. Mucho tuvo que ver la química y el carisma tanto de Wahlberg como Byrne, a esta última este tipo de películas le quedan que ni pintadas, nada tiene que hacer en películas de acción, como en el caso de Wahlberg que también encaja bien en ellas; para Rose Byrne su lugar está (hasta este momento), en las comedias románticas o familiares como en este caso.


Anders dota a su historia de cierta irreverencia, que tal vez para algunos puede resultar frívola, pero si usted es padre o madre de algún adolescente, seguro podrá derramar algunas lágrimas entre una carcajada y otra. Las situaciones comunes en el entorno familiar, los grupos de apoyo y su extraña manera de sanarse unos a otros pueden tornar las bromas inocentes en un humor más oscuro al que su sarcasmo no podrá resistirse.


Instant Family no funciona en su lado dramático, aunque un par de lagrimitas se pueden asomar si se ve reflejado en cualquier discusión con sus hijos, cosa que a mí me pasó. Esos portazos, berrinches, los “te odio” que en realidad quieren decir: no me entiendes, alcanzan a dar un par de arañazos al corazón.


Disfruté de sobre manera el cameo que tuvo Joan Cusack, no había caído en cuenta de lo mucho que la extrañaba en la pantalla. Siempre me ha parecido una actriz fantástica y su participación, aunque breve, me encantó.


Instant Family no entrará en la categoría de "gran película", repito, para las personas más sensibles puede rayar en lo ofensivo, pero si considera que este no es su caso, terminará rendido ante el burdo humor hogareño sin remedio, es más, podría disfrutarla de sobremanera si va con toda la familia.






13 nov. 2018

Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald



Remontando el marcador


“Pide y se os concederá”. Pedí y se me concedió. Hace dos años cuando estrenó Fantastic Beasts and Where to Find Them, en mi crítica pedía dos rayitas más de oscuridad, bueno, pues con Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald obtuve no dos, sino tres tonos más oscuros del universo de J.K. Rowling.


        La historia comienza en 1927, seis meses después de donde nos quedamos la última vez. Grindelwald (Johnny Depp) será trasladado de la prisión mágica de Nueva York a una en Europa para pagar por los crímenes que allá cometió. Pese a las extremas medidas de seguridad Grindelwald se escapa en el traslado y se refugia en París, para continuar con sus planes de encontrar a Credence Barebone (Ezra Miller) y asesinar a Albus Dumbledore (Jude Law).


        Parece que David Yates será el director a perpetuidad de las sagas de Rowling. No sé si esto será bueno o malo, por lo pronto su experiencia en el tema lo ha llevado con altibajos, pero parece que la productora no se quiere arriesgar con sangre fresca. Mamá Potter (J.K. Rowling) repite con el guion y parece que ya le está agarrando la onda a este formato.


        La primera entrega prometía y en promesa se quedó. Hasta parece que sacrificaron mucho para amarrar a la audiencia hasta ésta segunda parte con lo que saga cobra fuerza de nuevo. Para los seguidores, ya sea de la obra literaria o de las películas, The Crimes of Grindelwald llenará muchos huecos que permiten hilar esta saga con la anterior y es justo ahí que nos deja atrapados en su hechizo.


        Los personajes de Hogwarts empiezan a aparecer, sus antecedentes no sólo sorprenden sino que enganchan, queremos saber más de su historia, de sus orígenes. Por otro lado, los nuevos personajes se afianzan y comienzan a volverse entrañables. Newt Scamander (Eddie Redmayne) ya no es un hijo de vecino simplón, sino que asoma la importancia que tendrá más adelante. Al millonario elenco se unen  Zoe Kravitz como Leta Lestrange, Calum Turner como Theseus Scamander, Claudia Kim como Nagini, Brontis Jodorowsky como Nicolas Flamel y el ya mencionado Law como Dumbledore.


        Con la primera escena tenemos para saber lo que nos espera, aunque a pesar de su aparatosa fuga en donde hace gala de sus poderes mágicos, Johnny Depp sigue sin funcionar como villano, sin embargo la oscuridad predomina en la cinta y los muertos se empezarán a contar por montones. La dosis de animales fantásticos se mantuvo discreta pero a los que salieron se les permitió lucir gracias a los efectos especiales, de los cuales también tendremos bastante, incluida la ambientación que les quedó di-vi-na. La participación de Law es reducida, sin embargo promete llegar más.


        Todavía es demasiado pronto para empezar a llorar por los caídos, porque seguimos muy arraigados a los personajes originales, no obstante la combinación Yates-Rowling comienza a agarrar fuerza. Al menos yo ya estoy esperando la tercera entrega. La saga de Fantastic Beasts, tentativamente programada para cinco películas, corre el riesgo de abusar de los guiños a Harry Potter, hasta este momento le han funcionado para el arranque y para despertar la curiosidad de los espectadores, pero ya debe de pensar en sobrevivir por sí misma.


        Confío en que el efecto de esta cinta impulse a la historia para más, la verdad me pesaría verla caer en este momento. En definitiva Depp necesitará ayuda con su personaje, tal vez una nueva versión femenina de la macabra maldad de Bellatrix Lestrange le vendría bien. Por lo pronto disfrute de la magia de esta película, mientras esperamos lo mejor de la siguiente.




The Girl in the Spider's Web


Claire Foy, la mejor y la peor 

Lisbeth Salander


Existe en el cine una rara, y cansina por lo general, obsesión por mantener con vida a personajes o películas que fueron un éxito en su momento. En el caso de The Girl in the Spider's Web (La chica en la telaraña) la obsesión llega hasta la saga literaria conocida como Millennium, misma que reconozco disfruté bastante; por desgracia Stieg Larsson murió y la saga terminó, o debería haber terminado, hasta que aparece David Lagercrantz para alargar la vida de Lisbeth Salander, por lo que hoy la tenemos de nueva cuenta en la pantalla; pero, ¿valió la pena todo esto?


        Lisbeth Salander es un personaje fantástico, al menos lo fue en sus orígenes, y tal vez lo seguiría siendo si se hubiera apegado a esos orígenes. La escuálida hacker sueca ha sido interpretada por Noomi Rapace (versión Suecia), Rooney Mara (versión EEUU) y ahora por  Claire Foy, quien bajo la dirección del uruguayo Fede Álvarez se convierte en una Lisbeth un poco más rellenita, menos “freak” y mucho más violenta.


        Si ustedes recuerdan, porque a mí la memoria ya me falla un poco, esta chica era el terror del falo opresor, la fría y descorazonada defensora de las causas feministas, una hacker endemoniadamente paranoica, cual buen hacker debe ser, y en apariencia desligada de todo lazo emocional, con algún switch desconectado en la psique. Ahora aparece con habilidades que ya quisiera James Bond para un domingo por la tarde.


        Tal como las tendencias feministas lo demandan, las mujeres son las todopoderosas, pero al poner una antagonista femenina traicionan la esencia del personaje, ya que aquí el asunto era poner en su lugar a los hombres que no aman a las mujeres, no ponerle en la torre a la hermanita. Sylvia Hoeks interpreta a Camila, la hermana de Lisbeth (ni siquiera me acuerdo que tenía una hermana); pero vaya usted a saber cómo fue que se convirtió en una terrorista internacional, dispuesta a destruir el mundo. El caso que Lisbeth deja de patear traseros y vaciar cuentas masculinas por ir a salvar a la humanidad de un montón de misiles. Además, el personaje de  Mikael Blomkvist (Sverrir Gudnason) pudo no haber existido, borraron la importancia del rol masculino. Mal, muy mal.


        Pero, y este es un pero a la inversa; es decir, la cinta tiene sus cosas buenas y vamos a empezar por mencionar a su protagonista Claire Foy (The Crown). Me es prácticamente imposible decir si su actuación es buena o no, lo que puedo garantizar es que es muy diferente a lo que ha hecho con anterioridad. Foy no sólo suavizó las facciones de Salander, sino que la llenó de una personalidad que no tenía, y bueno, no es que la necesitara, pero me encantó verla en esta faceta. Podría decir que Claire Foy es la mejor Lisbeth Salander, si ésta Lisbeth Salander no fuera tan mala.


Los amantes del cine de acción se pueden dar por bien servidos. La película resulta emocionante, tiene buenas secuencias y persecuciones. Usted no sabrá quién es quién, o quién es bueno y quién es malo, pero en fin, puede ser tan entretenida como Fast & Furious.


        Para mí La chica en la telaraña vale la pena el boleto por ver la transformación y la capacidad actoral de Claire Foy, no sufrí ataques por la falta de lógica o por lo predecible de todo el asunto. Tal vez si hubieran dejado a Lisbeth Salander morir con su creador la cosa hubiera sido diferente y ahora estuviéramos festejando por todo lo alto que Foy logró quitarse de la piel a la Reina Isabel II, o ya de menos, disfrutaríamos ver cómo Salander le hackea las cuentas a Winston Churchill.



5 nov. 2018

Calaverandia


Parque Temático del Día de Muertos


Sin duda alguna el Día de Muertos es una de las celebraciones mexicanas más admiradas en todo el mundo. Cada año esta fiesta multicolor se vuelve más popular y nos da más razones para llenarnos de orgullo. Para hacer honor a los festejos de la vida y la muerte, este año Guadalajara cuenta con un parque temático con una extensión de 4.5 hectáreas llamado Calaverandia.



        Calaverandia cuenta con más de 20 atracciones y espectáculos multimedia, además de un área de comida, cafetería, bar y estaciones de maquillaje para la ocasión. Dispersos por todo el parque se encuentran los bancos en donde podrás canjear dinero por los alimentos que quieras consumir, a manera de kermesse.



        El Parque Ávila Camacho fue bellamente transformado en el mundo de los muertos, cubierto de luces, tumbas y flores de cempasúchil. Entre las atracciones más destacadas se encuentra ALMA, el impresionante espectáculo multimedia que narra el significado del Día de Muertos y que se proyecta sobre una inmensa pantalla de agua en la zona del lago.




        Otra de las actividades más visitadas es también INFRAMUNDO un recorrido interactivo por un bosque luminoso que llega al mundo de los muertos en culturas milenarias. En CATRINESQUE bellas catrinas ofrecen un espectáculo musical con algunos detalles circenses. Con NACHITO podrás conocer las historias del Panteón de Belén.



        Además también podrán visitar y tomarse fotografías en el ALTAR DE MUERTOS de 12 metros de altura, caminar entre las tumbas con la muerte como guía, escuchar al Mariachi en el Pueblito o dar un paseo en las trajineras.



        Calaverandia es para disfrutarse en familia, puedes ir disfrazado o maquillarte ahí mismo (costo adicional). Los horarios del parque son de domingo a jueves de 7:00pm a 11:00pm y viernes y sábado de 7:00pm a 12:00am. Adquiere tus entradas en las taquillas o por el sistema Ticketmaster. Visita la página web  www.calaverandia.com para conocer los precios y promociones, pero date prisa, que sólo tienes hasta el 18 de noviembre para disfrutarlo.