domingo, 20 de mayo de 2018

Guacamayas



La deliciosa simpleza de

 un manjar callejero


Hace algunos días, en un reciente viaje a la ciudad de Guanajuato, me atreví a probar la Guacamaya. Y no estoy hablando del ave, esa todavía no la he comido, me refiero a esa comida típica callejera que consta de un bolillo crujiente y pachoncito al que se le hace un corte en un costado para rellenarlo de duro de cerdo (chicharrón), rebanas de aguacate, un chorrito de limón y una salsa tipo pico de gallo caldudita y muy picante.


Cuando uno dice las cosas así de simples, aunque simples sean, la verdad es que no se antoja mucho. Estuve viviendo por varios años en la ciudad de León, Guanajuato y jamás me atreví a probar esto que me parecía tan sin chiste, pero el tiempo pasa, el paladar evoluciona y se vuelve atrevido. Así que a dieciocho años de mi rotunda negativa por fin me atreví a entrarle a esta torta que me parece la prima hermana de la Torta Ahogada en Guadalajara, o La Torta de Tamal (Guajolota) en la Ciudad de México.


Por lo que me pude enterar León y Guanajuato capital, se disputan la denominación de origen de este delicioso manjar callejero, aunque parece que los leoneses llevan una gran ventaja a la capital del Estado, porque sitúan la historia de sus orígenes en sus calles. Los inicios de la Guacamaya datan de los años cincuenta en las calles del centro de la ciudad en donde Demetrio Nájera, “Don Deme”, acostumbraba freír y  vender duros de cerdo, principalmente a los obreros de las fábricas cercanas a la hora del almuerzo. Uno de sus clientes fue quien tuvo la idea de meter el duro en el bolillo y agregar la salsa picosa. Una vez que el hombre estuvo bien enchilado hizo tremendo escándalo, por lo que Don Deme le dijo: “¡Ya cállate, pareces una guacamaya!”. ¿Ven como todo sigue siendo muy simple?


No hace falta mucho para crear una historia que dé fe de la procedencia de este singular bocadillo mañanero; tampoco se necesita mucho para atreverse a preparar estas tortas en casa, pero mucho ojo, si no cuenta con un excelente bolillo, mejor no se meta en el reto porque resultará fallido. Después de una encuesta rápida llegamos a la conclusión de que el pan y la salsa son los principales factores del éxito de la Guacamaya, así que si se anima, aquí le dejo la lista de ingredientes:


  •         Duro de cerdo cortado en trozos
  •         Bolillos
  •         Aguacate
  •         Limón

Para la salsa:         
  • Jitomate (tomate) saladet maduros y cortados en cuadritos
  • Cebolla picada
  • Cilantro
  • 2 Chiles serranos y  3 chiles de árbol secos (de acuerdo al picor que guste)
  • Un diente de ajo
  • Un poco de agua
  • Sal


Algunas de las variantes de la Guacamaya pueden incluir cueritos o huevo cocido.