domingo, 29 de noviembre de 2015

Enrique Vila-Matas

Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2015
El premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2015 fue otorgado al escritor barcelonés Enrique Vila-Matas. En su discurso de aceptación durante la ceremonia de apertura de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Vila-Matas habla del futuro, de su visión del futuro de la literatura.
Usando como referencia la coincidencia de su nacimiento en el año 1948, con el de un extraño sonido que emanaba de las estaciones de radio de la época, una canción iba dejando   una sensación de perplejidad en aquellos que la escuchaban,  “Too soon to know”, la cual  pronuncia en un perfecto español “Demasiado pronto para saberlo”, empata el nacimiento del escritor con el nacimiento del Rock and Roll.
“La música de aquel disco parecía provenir del éter y flotar literalmente sobre las ondas de aire de Maryland. Aquello, señoras y señores, era el rock and roll llegando con la reposada lentitud de lo verdaderamente imprevisto”
Vila-Matas se autoimpuso hablar del futuro porque el Premio Juan Rulfo distingue la obra de autores “con aporte significativo a la literatura de nuestros días" y él quería que se supiera que se ajusta a esa premisa, porque desde siempre ha escrito con la necesidad de encontrar escrituras que nos interroguen desde la estricta contemporaneidad, en la necesidad de encontrar estructuras que no se limiten a reproducir modelos que ya estaban obsoletos hace cien años.
Alguna vez pensó que en las novelas por venir no sería necesario dejar la aldea y salir a campo abierto, porque la acción se difuminaría en favor del pensamiento. Confiado en que la evolución de la exigencia de los lectores del nuevo siglo iría cediendo el paso a los ensayos narrativos o a las narraciones ensayísticas, incluso a una prosa brumosa y compacta, estilo Sebald o Sergio Pitol.
Pensaba también, que en ese siglo se cedería el paso a un tipo de novela en la que sin problemas se mezclarían lo autobiográfico con el ensayo, con el libro de viajes, con el diario, con la ficción pura, con la realidad traída al texto como tal; a una literatura acorde con el espíritu del tiempo.
Mencionó que pensando en el legado de Marcel Duchamp, insinuó que no sólo dejarían atrás la anquilosada narrativa del pasado, sino que iríamos hacia una novela conceptual, un tipo de novela que recogería el intento de Duchamp de reconciliar arte y vida, obra y espectador. Y entonces,  surgirían libros donde la forma fuera el contenido y el contenido fuera la forma. Todos serían artistas y poetas, pero luego las cosas se torcieron y, entre sombras de Grey, ahora triunfa la corriente de aire, siempre tan limitada, de los novelistas con tendencia obtusa al “desfile cinematográfico de las cosas”, por no hablar de la corriente de libros que nos jactamos groseramente de haber leído de un tirón.
Con pesar afirma que "la caída de la capacidad de atención ha contribuido a una industria editorial que está erradicando de la literatura todo aquello que nos quieren hacer creer que es demasiado cargado de sentido, o que puede parecer intelectual. Y el panorama, desde el punto de vista literario -si es que ese punto de vista aún existe- es desolador".
"En un mundo en donde los lectores son una pavorosa minoría, un escritor ya bastante hace con sobrevivir. Los supervivientes de una especie en extinción, los cada día más inencontrables “escritores de antes”, se salvan gracias a que aún saben arreglárselas para tratar de escribir lo que escribirían si escribiesen. Los escritores supervivientes saben que el futuro ya no va a llegar a través de las ondas;  no va a llegar, como en el año en que nací, con las alegres formas de una música distinta".
La biografía de Enrique Vila-Matas va del nacimiento del rock and roll a los atentados de este noviembre en París.  Al pensar en los emigrantes de la guerra de Siria que, después de haber arriesgado la vida, ponen un pie en tierra en una isla del Mediterráneo, y luego lentamente se van alzando, se van elevando, también para elegir que vuelven a ser. Al pensar en ellos escucha el eco de las voces de los supervivientes del documento de Svetlana Alexievitch sobre Chernóbil. Libro que habla de cómo la gente se adapta a la nueva realidad, a esa realidad que aún no se percibe del todo pero que susurra como coro trágico.

Vila-Matas pone fin a su discurso con una disculpa, porque lo que dicen las voces de Chernóbil, el gran coro, es el futuro.
El escritor recibió el premio de manos de Rafael Tovar y de Teresa Presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, quien al finalizar la entrega declaró oficialmente inaugurada la vigésimo novena Feria Internacional del Libro de Guadalajara. El escritor Premio Cervantes de Literatura, Fernando del Paso, John Whittngdale, Marisol Schulz, Aritstóteles Sandoval, Enrique Alfaro y Tonatiuh Bravo Padilla, entre otros, estuvieron también en ceremonia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario