jueves, 16 de abril de 2015

Yo maté a mi madre

J'ai tué ma mère
Xavier Dolan


“Amamos a nuestras madres casi sin saberlo, y sólo nos damos cuenta de lo arraigado que es ese amor en la separacón última”
René Albert Guy de Maupassant

Así comienza el “Enfant terrible” su opera prima. Escribió el guion de esta película a los 16 años, la actúa produce y dirige a los 19, tenía a Cannes comiendo de su mano a los 20. Yo maté a mi madre fue su tarjeta de presentación, ahora que tiene 26 años, 5 películas en su haber y una en producción, todo sigue apuntando a que Dolan mantiene su ascenso acelerado.

Puedo decir que yo conocí a Dolan de atrás para adelante, es decir, comencé viendo sus últimas producciones y voy de regreso a las primeras, me atrapó desde el primer momento con Tom en el Granero (2013) y no dejó de maravillarme en cada escena con Mommy (2014).

El Cineforo de la Universidad de Guadalajara tuvo a bien hacer una retrospectiva de este niño terrible quebequense, cinco películas no parecen mucho, pero la intensidad de cada una es extraordinaria. Es cierto que no son precisamente películas fáciles de digerir, pueden rayar en lo exagerado y hasta en lo teatral, pero sus contenidos son siempre temas complicados: incomprensión, soledad, homosexualidad, búsqueda de identidad y por supuesto la relación madre-hijo.

Hubert minel (Xavier Dolan) vive con su madre Chantal Lemming (Anne Dorval) quien se hace cargo de él desde su divorcio. Hubert un adolescente de 16 años lidiando con todos los problemas propios de la edad y descubriéndose a sí mismo como homosexual. Un prometedor estudiante de pintura comienza un romance con su compañero de clase Antonin (François Arnaud) sin saber cómo decírselo a su madre. Por otro lado Chantal tampoco se la pone muy fácil, se ofusca con facilidad, una verdadera “drama queen” que se niega a aceptar la realidad de su hijo. La profesora Julie (Suzanne Clément) hace de intermediaria entre ellos.

La intensidad de los diálogos en la cinta convierte esa titánica lucha madre-hijo en un duelo entre los actores. Todos los actores son extraordinarios, incluido el mismo Dolan y el joven Arnaud. La tragedia se asoma durante los cien minutos de la película, lo que deja una sensación  incómoda en los espectadores, porque más que en una sala de cine, te sientes en medio de una discusión o inclusive como parte de ella.

Si algo tiene Yo maté a mi madre, es que es 100% visceral y honesta, no quiero ni pensar en la madre de Xavier Dolan y en como tomó la  película autobiográfica  con que se le ocurrió a este niño para asomar la cabeza como director. La relación madre-hijo se vuelve repetitiva en su filmografía. Si tiene la oportunidad de ver Mommy entenderá de qué estoy hablando, porque prácticamente repite a los personajes de las actrices Anne Dorval y Suzanne Clément.

En Cannes se llevó 3 premios: Premio C.I.C.A.E., Premio al joven a observar y el SACD Prize (Quinzaine des Réalisateurs). En su tierra natal consiguió el Premio del Jurado a la Mejor Película Canadiense en el Festival Internacional de Cine de Vancouver entre otros y fue nominada al Oscar como mejor película extranjera en el 2009.

Después de esto creo que no hay mucho qué decir sobre esta cinta o sobre la genialidad del escuincle irreverente que la creó. La retrospectiva incluye las cinco películas de este director: Yo maté a mi madre (J'ai tué ma mère,2009), Los amores imaginarios (Les amours imaginaires, 2010), Laurence Anyways (2012), Tom en el granero (Tom à la Ferme, 2013) y Mamá (Mommy, 2014). No deje pasar esta oportunidad para conocer el trabajo del director que todavía tiene mucho que decir y que seguramente lo dirá gritando.





Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

No hay comentarios:

Publicar un comentario