miércoles, 28 de enero de 2015

El Volar del Colibrí


Hasta el aleteo del colibrí puede cambiar la historia del mundo”
Proverbio Azteca

En náhuatl Huitzillin, en maya x ts’unu’um, en guaraní mainumby, tal vez  has escuchado picaflores, chupamirtos o chuparrosas, pero su nombre más popular es Colibrí.

El colibri es un ave sencillamente maravillosa,  capaz de realizar hazañas que van en contra de las leyes de la física. El más minúsculo de los plumíferos mueve sus alas unas 80 veces por segundo, puede quedar suspendido en el aire, volar hacia atrás, o en cualquier dirección debido a la rotación de 180 grados de sus alas; su corazón late mil veces por minuto. Aunque hay algunos que no pesan más de dos gramos tienen una demanda energética  diaria equivalente a  130 kg de alimento en una persona.

Toda esta fuerza, toda esta resistencia está representada en una frágil criatura de gracia sobrenatural que puede acercarse a las flores más delicadas sin mover un solo pétalo. Envuelta en bellas plumas de colores metálicos con reflejos de sol, viaja de un lado a otro llevando la vida misma consigo ya que puede polinizar miles de especies diferentes.

Los colibríes han sido la inspiración de muchas historias y leyendas, desde siempre han sido objeto de admiración. El mismísimo Dios Sol de la Guerra, Huitzilopochtli, le debe su nombre. Él, en forma de colibrí, guió a los antiguos mexicanos en su migración hacia el Valle de México:

“…y después de los días de lluvia sigan buscando, sigan a los pequeños rayos del sol tomando de su pequeña lanza la miel de las flores…ellos,  huitzilin, hijos de Huitzilopochtli los llevarán hasta el águila sobre el nopal devorando la serpiente”
 Castillo Peraza,  Leyenda Azteca

Los mexicas los veían como la reencarnación de los guerreros muertos en batalla o en la piedra de los sacrificios, sus espíritus acompañaron al Dios Sol por cuatro años para después regresar al mundo de los vivos en forma de una pequeña ave de plumas multicolores.

Los  mayas decían que los dioses después de haber creado a todos los animales, los árboles y las piedras se dieron cuenta de que no había nadie encargado de llevar sus deseos y pensamientos de un lugar a otro.  A falta de barro y maíz tallaron en una piedra de jade una pequeña flecha, soplaron sobre ella y salió volando. Los dioses habían creado al x ts’unu’um,  un ave tan bella que algunos trataron de atraparla para adornarse con sus plumas, al ver esto los dioses se enojaron y sentenciaron:

 “si alguien osa atrapar algún colibrí, éste morirá”

Lo que explica el por qué  nadie ha visto a un colibrí en una jaula.

Los colibríes están entre nosotros por pedido expreso de los dioses, su misión:

“El colibrí lleva de aquí para allá los pensamientos de los hombres”



De mi opinión y cosas peores llegó a un punto en donde es necesario transformarse, nunca pensé que hubiera  alguien, además de mi mamá y mis mejores amigos,  a quien le pudiera interesar mi opinión sobre lo que fuera.

Armando Fuentes Aguirre “Catón”, a quien respeto, admiro y tengo un gran cariño, porque su columna dio rienda suelta a muchas conversaciones entre Manolo (q.e.p.d.) y yo. “De política y cosas peores” y el recuerdo de esas largas charlas fueron la inspiración para este blog que al momento de su nacimiento vino a llenar un enorme hueco en mi vida, justo cuando me sentía en el limbo y sin razón de ser, otra gran persona me animó a abrir este espacio.

Todavía no puedo explicarme el por qué, pero las visitas a este espacio se han disparado, me han invitado a participar con mis opiniones en otros medios y mi necesidad de escribir sobre lo que sea, sin tener todavía pies ni cabeza, va en aumento cada día sin que yo deje de sorprenderme por ello.

Gracias, mil gracias por pasar por aquí a leer, compartir y opinar sobre lo que aquí se escribe. Gracias por disculpar mis tropiezos gramaticales o las barbaridades que puedan salir de este espacio. Gracias por aceptarme en sus comunidades y permitirme leerlos y aprender de ustedes. Gracias por sus críticas y comentarios, les aseguro que todo lo he tomado en cuenta. Gracias también a los que me han permitido entrevistarlos o escribir sobre ustedes, porque su nombre en mis letras me ha llevado más lejos.



“De mi opinión y cosas peores” hoy cambia de nombre por “El volar del colibrí” un espacio que tiene como meta llevar de un lado a otro las expresiones artísticas que se atraviesen por mi camino en cualquier presentación: letras, música, cine, fotografía, danza, teatro, exposiciones… La cultura mexicana tendrá un lugar especial y hasta uno que otro grito saldrá para decir: ¡Te amo México, pero no estoy de acuerdo! El  vuelo comienza aquí, espero que  mi colibrí, como el colibrí alérgico de Virulo, llegue muy lejos polinizando todo a su paso para que el arte que otros están creando florezca lejos de sus tierras.

Patricia Bañuelos





http://www.mexicodesconocido.com.mx/hablando-de-colibries.html
http://comoeneltianguis.com.mx/2012/07/14/la-leyenda-maya-del-colibri/   








2 comentarios:

  1. Patricia ¡Qué gran final y que mejor inicio! Augurio ambos de que, lo que se avecina, será el producto de su suma y nada menos. Una y mil veces ¡SALUD! y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, justamente tu eres una de esas personas a las que más agradezco su presencia por este espacio. Tus palabras han sido más que un aliciente, me hacen sonrojar en ocasiones. Gracias por tomarte el tiempo de leer y de opinar al respecto. Espero que sigas en este viaje conmigo. Un abrazo!

      Eliminar