jueves, 30 de octubre de 2014

Calaveritas, la dulce transformación del Tzompantli

Calaveritas de Azúcar

Los imponentes Tzompantlis (muros de cráneos) tuvieron una transformación total a la llegada de los españoles, se terminaron esos grandes muros cubiertos de cráneos de los que fueron sacrificados en honor de los dioses. Estos mismos españoles trajeron a México las grandes plantaciones de caña de azúcar y la técnica del alfeñique (pasta de azúcar utilizada para elaborar dulces tradicionales).

México resultó ser un excelente productor de azúcar y al ser  un producto abundante y económico los indígenas podían tener acceso a él y hacer estos dulces desde su casa. El que las fechas de la Celebración de los muertos y el Día de los fieles difuntos fueran tan cercanas, permitió a estos indígenas continuar con sus rituales, así que utilizaron esta técnica de pasta de azúcar moldeable para elaborar  calaveritas con ayuda de  unos moldes en forma de cráneos, después las decoraban con azúcar glass de diferentes colores. Con estos dulces finalmente se consiguió quitarle el lado tétrico a la celebración para transformarla en una fiesta de color y sabor.

Las calaveritas pueden tener sonrisas, bisutería, sombreros y desde luego los nombres de las personas a las que estaban destinadas,  creando así un bello recordatorio de que lo único seguro en esta vida, es la muerte; es aquí en donde el pueblo mexicano tal como lo hiciera Xólotl comienza a reírse de la muerte en un intento por esconderse de ella.

Como todo en este mundo la evolución en las calaveritas ha significado cambios y los ingredientes para su fabricación se han vuelto muy variados, ahora las hay de chocolate, de amaranto, con cacahuates o pepitas y hasta con pasta de almendras. También su proceso de elaboración ha cambiado, originalmente podía tomar varios días en su modelado, por lo que se producían en menor escala. Hoy se fabrican de manera industrializada, es un producto fácil de conseguir, común y accesible en esta temporada.

Hace algunos años se temía por la desaparición de estos dulces, ya que el progreso y la influencia de nuestros vecinos del norte iban ganando terreno con la celebración del Día de Brujas, afortunadamente varios sectores culturales de México se dieron  a la tarea de mantener vivas estas tradiciones, ahora más y más personas están reviviendo el arte de hacer calaveras y están haciendo conciencia de lo importante que es mantener viva la historia y las tradiciones de nuestro país.

Las calaveritas nos ayudan a honrar a los muertos, nos recuerdan nuestro destino final y nos regalan una explosión de sabores para hacernos conscientes de que la vida es aquí y es ahora.





        
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

No hay comentarios:

Publicar un comentario