martes, 7 de octubre de 2014

Ayotzinapa

Las Paredes Gritan en la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos

"Aquí se aprende a no agacharse. Aunque nos quieran mandar a todos a la fosa común, tenemos que aprender a levantarnos”.

Usando esta frase, que es el lema de la escuela, el periodista Diego Enrique Osorno nos invita a seguir el ejemplo de los  estudiantes de Ayotzinapa ante lo que él llama “un golpe muy fuerte al espíritu de México”. La escritora Ana García Bergua tristemente dice: “Todo el país será una fosa común”, una descripción muy dura pero no muy lejana a la realidad que no queremos ver. 

Los ojos del mundo están otra vez sobre nosotros y nosotros seguimos con los ojos cerrados. Confieso que tener los ojos cerrados es mi especialidad, no soporto las noticias, no me gustan y no me  gustan porque son malas noticias. La negación ha sido mi escudo ante la crueldad, pero hoy no es suficiente cerrar los ojos, hoy no es suficiente voltear la cara y sentirnos ajenos a lo que duele, indigna y está desgarrando a México.

A dos semanas de los hechos en donde asesinaron y secuestraron a varios alumnos de esta escuela, se puede decir que el estado de Guerrero está en guerra. La Gendarmería y el Ejército se instalaron desde ayer en el municipio de Iguala, se dice que su misión es “contribuir en la búsqueda y localización de los estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa”. Desgraciadamente a estas alturas ya no sabemos qué creer, la mancuerna gobierno-crimen organizado (tantas veces denunciada en esta localidad) ha llegado a niveles de anarquía, ese tipo de alianzas tarde o temprano se fracturan y se cortan las cabezas unos a otros al momento que la alianza deja de beneficiarles. La misión de las fuerzas armadas parece más inclinada a contener este hecho que a buscar a nadie y no van a buscar a nadie porque ya saben en dónde están.


Una larga lista de hechos violentos acompañan a los estudiantes de la Escuela Normal  de Ayotzinapa Raúl Isidro Burgos que fue fundada el 2 de marzo de 1926, tal parece que sus estudiantes representan un peligro latente para los políticos del país; y no están tan errados, porque hablar de la Escuela Normal de Ayotzinapa es hablar de movimientos guerrilleros, de movimientos sociales, de movimientos magisteriales… de lucha por México. Esta escuela fue parte del proyecto de las normales rurales, no sólo es escuela, también da techo y comida a los hijos de campesinos interesados en la carrera magisterial. Esta escuela, como algunas otras de este tipo, se forjaron con un componente de transformación social, por lo que en sus aulas han nacido muchos movimientos sociales. Sus egresados  Lucio Cabañas Barrientos y Genaro Vázquez Rojas fueron los líderes que  encabezaron los movimientos guerrilleros en México en los años setenta.


En el siglo XXI  la historia la están escribiendo los “no egresados”, los que no recibirán título alguno, porque han dejado su vida en el transitar por estas aulas. Sus estudiantes activos son la cara de los noticieros en todo el mundo, esos estudiantes que ayer pidieron la destitución y juicio político al alcalde José Luis Abarca Velázquez y  al gobernador Ángel Aguirre Rivero, así como el cese del secretario de Seguridad Pública de Iguala, Felipe Flores Velázquez hoy están muertos y/o desaparecidos.


Larga es la  lista de irregularidades de las que todo el mundo tenía conocimiento, todos sabían de sus vínculos con el crimen organizado, Abarca Velázquez era un asesino conocido ¿por qué estaba con el cargo de la Alcaldía? Los integrantes y líderes del PRD, la PGR, la Secretaría de Gobernación, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con sede en Estados Unidos, tenían información y denuncias de este ilustre alcalde de Iguala Guerrero. La semana pasada estaba con licencia, hace un par de días desaparecido y hoy prófugo mientras su partido lo desconoce y el grupo Guerreros Unidos exige la liberación de los policías. Policías involucrados en la muerte y desaparición de los estudiantes; si los policías no son liberados Guerreros Unidos revelará los nombres de los políticos involucrados con su “movimiento”. Esto quiere decir que nos darán una lista de personas vinculadas con el narco  que ya es del conocimiento público y ¿para qué? Para que el gobierno y las autoridades sigan sin hacer nada y las fosas clandestinas sigan llenando el territorio nacional.


La caravana por la justicia ha comenzado, un par de semanas han pasado desde los acontecimientos del 26 de septiembre, hoy la bandera es "Ya me cansé". Ayotzinapa fue la gota que derramó el vaso, los alumnos de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos y sus familiares están dispuestos a cimbrar los cimientos de este país.






4 comentarios:

  1. Muy bien artículo Paty, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Desde el D.F. sumaré mi coraje y mi indignación en el lugar y el momento indicados, haciendo eco a tus honestos y decididos conceptos.

    ResponderEliminar