viernes, 19 de septiembre de 2014

Cantinflas, entre el amor y el odio

Cantinflas

Sebastián del Amo
           


Por fin se estrena Cantinflas y las críticas no dejan de llegar,  era de esperarse; uno no se puede poner a hacer una película de uno de los personajes más emblemáticos de México y salir ileso. Las películas biográficas siempre son complicadas y cuando no se puede exponer libremente las dos caras de la moneda, es decir, lo bueno y lo malo del personaje pues entonces si agárrate que te va a llover.

Algunos críticos han sido muy duros, exagerados diría yo, tal parece que Cantinflas está en los extremos: o la aman o la odian, no hay mucho equilibrio en las opiniones. El hecho de salir ganadora para representar a México en los Oscares la pone con más ganas en el ojo del huracán.

Me voy a ir por partes para separar lo que me gustó y lo que no me gustó de la película, comienzo por decir que Óscar Jaeneada hizo un gran papel, yo misma fui de las se extrañó cuando supe que un español iba a cargar con el peso de este personaje, pero después de verlo lo puedo aplaudir de pie. Lo han tachado de ser un simple imitador y de ególatra a raíz del éxito de la película, pero lo cierto es que nadie más pudo con ese papel. Intentos por hacer una película biográfica de Cantinflas hubo muchos y los castings siempre se los llevó él. Jaeneada ha representado dos papeles en esta película uno es Cantinflas y otro es Mario Moreno y creo que es este detalle el que le está haciendo sombra.

La dirección es buena, no impecable, pero buena y la ambientación en la época está muy bien. El peso actoral de la película recae sobre tres personajes Cantinflas/Mario Moreno (Óscar Jaeneada), Estanislao Shilinsky (Luis Gerardo Méndez) y Valentina Ivanova (Ilse Salas), el elenco es enorme y con figuras muy queridas para los mexicanos, pero su aparición es breve. Las caracterizaciones de los personajes muy bien hechas, a excepción de la de Elizabeth Taylor y que me perdone mi Bárbara Mori, pero está muy difícil llenar esos zapatos.

Es una película simpática y cómo no iba a serlo si se trata de Cantinflas, claro que su personalidad debe de quedar plasmada ahí, todos lo queríamos ver, difícil imaginar una película de Cantinflas sin Cantinflas. Dicen que se abusó de esta parte pero yo creo que no es que se abusara de la imagen y el carisma de Cantinflas sino que se escondió mucho a Mario Moreno, porque mira Chato que no es lo mismo.

Exactamente igual que las opiniones sobre la película, así están las opiniones sobre Cantinflas y Mario Moreno, uno adorable y el otro definitivamente no tanto, no era lo que se dice un hombre modelo y eso hasta los más ajenos lo sabemos. Este es precisamente  el problema de la película, esa verdad no se expuso y es lo que muchos reclaman. Los derechos los tiene la familia, así que la mano negra era inevitable, no iban a permitir que la imagen de Mario Moreno se expusiera de esa manera, se asoman un par de “pecadillos” pero nada más.

No es nada agradable que nos ventilen nuestros defectos de esta manera, pero creo que si hubieran incluido el drama de los secretos de Mario Moreno la película hubiera sido diez veces mejor. No fue un problema de actuación, no fue un problema necesariamente de la dirección, es un problema de censura y siempre será la sombra que acompañe a esta película.

Yo la disfruté mucho y me da gusto su éxito en taquilla y la proyección que les puede dar a los actores que participaron en ella. Me da gusto que va a competir con otras películas por ser de las nominadas al Oscar pero la verdad no creo que supere esa prueba, no porque las actuaciones no se lo merezcan, sino porque drama mata sonrisas, pero no lo demos por perdido, con Hollywood nunca se sabe.

¿Mi recomendación? ¡No se la pierda! Añoranzas y risas serán su recompensa, Cantinflas es y será maravilloso, Jaeneada da muestra de eso, calzarse ese personaje es difícil y seremos críticos recalcitrantes con quien se atreva a hacerlo, pero que no se lo tome tan a pecho, Cantinflas es insustituible así que no se resista y disfrute la película.

Ni Mario Moreno “Cantinflas” ni  Charles Spencer “Charlie Chaplin” eran unos santos, los dos tenían una negra historia detrás de ellos, pero eso no les impidió ser maravillosos a través de sus personajes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario