martes, 1 de julio de 2014

Tlaquepaque

San Pedro Tlaquepaque y su Casa Luna


Si hay algo que me gusta de mi país es su artesanía, toda esa combinación de piedra, barro, fibras y texturas en brillantes colores. Cada región tiene sus artesanías propias pero al final el alma es la misma. He tenido la suerte de visitar gran parte del territorio nacional y muchas de sus ciudades son razón de añoranza para mí. Una de ellas es sin duda San Pedro Tlaquepaque que para mi mayor dicha pertenece al estado en donde vivo, Jalisco.

Muchos significados le han dado al nombre de Tlaquepaque, en Náhualt es conocido como Loma de barro, pero si me dieran a escoger me quedaba con la de la palabra Tlacapán que significa: "hombres fabricantes de trastos de barro", porque le viene como anillo al dedo a su lema: "Prima opera figlinæ homo" (La Primera Obra de Barro fue el Hombre).

San Pedro Tlaquepaque sigue siendo de las principales ciudades productoras de artesanías en el país, muchos artesanos, joyeros, escultores, diseñadores, han hecho de este lugar su casa y lo han convertido en un lugar extraordinario.


No me voy a perder mucho en su historia porque me gustaría describir lo que es hoy, no sé por qué no forma parte del listado de Pueblos Mágicos de México, seguramente porque no es pueblo, es una ciudad, pero de igual manera es mágica. Sede desde hace más de 20 años del Premio Nacional de la Cerámica. 

Me encanta presumir a mi estado, así que siempre que tengo invitados los llevo a conocer lo mejor que tenemos para los turistas, tanto he ido que ahora voy sólo por el gusto de ir, porque es un placer para los sentidos y porque poco a poco se ha ido llenando de bellos momentos y buenas amistades que me han hecho sentirme como “en casa”, y ¿qué se necesita  para que yo lo vea como mi casa?... ¡Comida!


Tlaquepaque no es sólo artesanías, edificios y calles ancestrales, también cuenta con excelentes restaurantes, para todos los gustos y para todos los presupuestos, en donde puedes encontrar desde la comida más típica como  tortas ahogadas o birria hasta lo mejor de la comida mexicana contemporánea; que dicho sea de paso, es mi preferida.



Hace poco más de un año, descubrí un restaurante que se llama Casa Luna, que está ubicado en el 211 de la Calle Andador Independencia, sólo hizo falta una visita para convertirlo en mi lugar favorito. La comida es deliciosa eso es innegable, pero la magia de este lugar va más allá de la comida. Está dentro de la Galería Orígenes del Diseñador David Luna, quien se ha encargado de llenar el lugar de artesanías y muebles de diseños únicos que ha transformado con su exquisito gusto. El lugar te invita a entrar sólo por su apariencia y conforme pasa el tiempo lo ves transformarse, es un lugar diferente de día y de noche, pero ese secreto es algo que deben descubrir con sus propios ojos.



Persona que he llevado a conocer, es persona que sale maravillada del lugar, así que si vienen a Jalisco no se pierdan un recorrido por San Pedro Tlaquepaque y hagan de Casa Luna una escala obligada, no se arrepentirán. Una vez que ya te enamoró con la comida, te siguen llenando de detalles a lo largo de tu estadía. Su personal es de lo mejor; mi mejor consejo, dejarse guiar por ellos, muy acertadas sus recomendaciones. Es un lugar perfecto para atreverse a probar algo fuera de lo común presentado de la manera más original posible. Enrique Ruiz es quien lleva la batuta que armoniza la belleza del lugar, con las delicias de la cocina, el bar, el inmejorable servicio y los detalles que caerán desde el cielo de  Casa Luna.




http://www.davidluna.com/proyecto_restaurante.html 



No hay comentarios:

Publicar un comentario