viernes, 11 de julio de 2014

La Bestia, tren camino al infierno

La Bestia


“La Bestia” nombre con que se  conoce al tren de carga que atraviesa de sur a norte el territorio mexicano. Justo cuando el tren está a punto de iniciar su recorrido, cientos de migrantes centroamericanos corren tras él y tratan de colgarse. Así es el comienzo de la travesía llena de peligros que deben afrontar los migrantes a lo largo de su mortal recorrido hacia Estados Unidos. 

Los trenes que recorren el país son trenes de carga, muchas de esas cargas por sí solas son un riesgo, porque son productos químicos o minerales a los que no se debería de acercar mucho una persona, sin embargo las cargas peligrosas es lo que menos preocupa a estos viajeros. La primero que deben hacer es estar alerta para no caer del tren en movimiento o tener la habilidad de volar para salvar la vida en un descarrilamiento. En el 2014 se registraron 12 descarrilamientos, 6 de ellos en el lapso de un mes, dejando afectados a miles de indocumentados, heridos, mutilados, muertos o varados en espera de continuar su recorrido.

Hay quien asegura que estos descarrilamientos son provocados, ante la presión que ejerce  Estados Unidos a México, pero la mayoría se dan por el robo de las partes, tanto de los carros como de las vías. La temporada de lluvias es la más accidentada debido a los deslaves. Sin embargo no es necesario que el tren se descarrile para morir o quedar mutilado; ya que la mayoría sufren accidentes al momento de abordar el tren o cuando caen por quedarse dormidos; más de 350 personas fueron mutiladas por la bestia en 2014.


    Fotografía de Isabel Muñoz 

No tengo la capacidad para imaginar lo que mueve a estas personas a emprender un viaje así, hombres, mujeres  y niños se juegan la vida o las piernas en este trayecto, el 30% de los niños que suben al tren viajan solos. Casi 9 mil menores fueron detenidos en la frontera el año pasado sin la compañía de  un adulto. Es cierto que “el sueño americano” es un gran motor, pero con estos datos, me da la impresión de que ese sueño es una pesadilla impulsada por una enorme desesperación.

La primera advertencia: “No te duermas, sobre todo no te duermas”...

Cientos de indocumentados suben todos los días a “La Bestia”, al “Tren de la muerte” al “Devoramigrantes” o como gusten llamarle, viajan sobre los vagones del tren en un recorrido que puede durar meses, ya que tienen que subir y bajar de él en varias ocasiones. Se deben soportar diferentes cambios de temperaturas y diversas condiciones climáticas, que van desde la selva tropical hasta el desierto. Lo hacen sólo con una pequeña mochila con pertenencias mínimas y todos sus ahorros. Muchos de ellos no llevan identificación por temor a ser deportados, algunos la llevan casi amarrada al pecho porque les aterra terminar en una fosa común, la llevan para que exista la posibilidad de que su cuerpo sea identificado y entregado a sus familiares.

En un recorrido tan extenuante ¿quién puede permanecer despierto? Algunos se amarran de donde pueden, su cinturón es su mejor arma, los compañeros se preocupan por despertarse unos a otros porque si el tren frena o baja la velocidad, cosa que es frecuente, pueden salir disparados del tren con alta probabilidad de caer sobre las vías. Subir a un tren en movimiento o mantenerse alerta para no caer es sólo una de sus preocupaciones. Cuando el tren baja de velocidad es cuando los delicuentes aprovechan para subir y atacar a los "viajeros". Algunos de los migrantes van armados con palos, otros harán su mayor esfuerzo por salir corriendo y ocultarse.

    La vida precoz y breve de Sabina Rivas (Película)

Estos desafortunados viajeros son víctimas de robos, secuestros, violaciones y asesinatos. El grupo delictivo de centroamericanos conocido como Los Maras en combinación con Los Zetas son la otra parte del infierno que se vive sobre las vías del tren.  Los Zetas  son autores conocidos de varias matanzas en las que estuvieron involucrados los migrantes. En San Fernando Tamaulipas se encontraron fosas comunes  con más de 500 cuerpos.  Los maquinistas y los encargados de los cambios de vías se asocian con ellos para bajar la velocidad en algunos tramos o están avisando de la salida de cada carro. La cercanía a las fronteras son las zonas vulnerables para estos ataques. La policía no se queda atrás, también ellos tendrán la oportunidad de abusar.    

Si estas cifras no le son suficientes para aterrorizarte aquí le van otras: Siete de cada diez mujeres migrantes son violadas en algún punto del recorrido. Las indocumentadas centroamericanas se inyectan antes de subirse al tren un anticonceptivo conocido como Depo-Provera. Le llaman "la inyección anti-México" que impide la ovulación durante tres meses y de esa manera, si son violadas, evitan al menos quedar embarazadas. Muchas otras quedan atrapadas en las redes de explotación sexual y trata de personas, el 90% de las mujeres involucradas en la prostitución en la zona de la frontera sur son de origen centroamericano.

Mientras más datos busco más se me encoje el corazón y menos encuentro la justificación a hacer este viaje en el que durante muchos años miles de migrantes centroamericanos han perdido sus sueños, su dignidad, sus cuerpos y la vida tratando de cruzar a Estados Unidos. “La Bestia” ha devorado a muchos de ellos, pero lo cierto es que la mayoría han caído a manos de los criminales que han hecho de “La Bestia” su fuente de ingresos.

Son cientos los que tienen como meta abusar de estas personas y unos cuantos los que se desviven por auxiliar a los migrantes en su paso por México, algunos albergues, párrocos  como el Padre Alejandro Solalinde o las ya famosas y veneradas “Patronas” habitantes de Córdoba Veracruz.  Cuando suena el pitido de “La Bestia” corren como posesas y se sitúan junto a la vía para dar la comida que han preparado exclusivamente para las personas que colgadas del tren estiran la mano para alcanzar alguna de esas 50 bolsas de comida diaria. Las “Patronas" no sólo exponen su bolsillo, exponen su vida en nombre de su altruismo.


El tema migrantes es un dolor de cabeza para muchos, porque ven que no deja de representar un gasto más para el país que tiene que atenderlos médicamente o enterrarlos. Las pocas muestras de piedad que se llevan es que el sepulturero haga el favor de enterrar juntos a los que identifican como familiares, pero no va más allá de evitar que esas fosas comunes se conviertan en grandes basureros, ya que sólo les pagan por enterrarlos no por señalar que están enterrados ahí.

Todos los días  me toca ver en la ciudad a decenas de personas ataviadas con el vestuario típico del migrante centroamericano pedir limosna en los cruceros de la ciudad, son tantos que ahora ya es negocio para los desamparados locales que se ponen este disfraz y les hacen competencia pidiendo limosna para una causa a la que no pertenecen.


El compromiso que México hace en el 2015 a favor de los migrantes indocumentados es evitar que suban al tren con el pretexto de cuidar su integridad física. La Bestia aumentará su velocidad para complicar más aún el intrépido abordaje, lo que seguramente resultará en mayor número de accidentes. Los indocumentados no tienen dinero para pagar un pasaje de autobús y hacer el recorrido por tierra no es menos peligroso, sólo es más largo y extenuante.

Como sociedad ¿qué estamos dispuestos a hacer por estas personas? Uno de los principales ingresos de dinero al país viene de las remesas enviadas desde Estados Unidos a México, son muchísimas las personas que viven de ese dinero. Peleamos, exigimos y nos indignamos por el trato que reciben los mexicanos que cruzan la frontera; sin embargo, poco nos preocupamos por los abusos que reciben los centroamericanos en manos de los mexicanos. Sinceramente dudo que el infierno que viven estos viajeros al pasar por México se compare con el de nuestros compatriotas. Estados Unidos es la meta, México es el demonio a vencer para conseguirla.


No tengo un nombre para agradecer por la información y las fotografías tomadas, las encontré en internet en los siguientes links pero no están firmadas. Un reportero (creo), subió al tren y realizó este recorrido sumándose a la suerte de sus compañeros de viaje. Vale la pena leer los dos artículos.


http://www.taringa.net/posts/imagenes/15732549/La-Bestia-el-tren-de-la-muerte-a-Estados-Unidos.html

http://www.taringa.net/posts/imagenes/15738243/La-Bestia_-el-tren-de-la-muerte-_-2da_-parte_.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario