jueves, 3 de mayo de 2018

The Terror


La aberración que significa

seguir con vida


El canal de televisión por cable AMC, casa original de Breaking Bad y The Walking Dead, estrenó una nueva serie llamada The Terror, producida por Ridley Scott, David W. Zucker y Guymon Casady (Game of Thrones). Un total de diez capítulos son el resultado de la  adaptación del guionista  David Kajganich (True Story) a la novela homónima de Dan Simmons (2007); la cual está basada en una historia real a la que el autor agrega un toque paranormal. Así que aquí encontrará una tremenda lucha por la supervivencia, en donde la tripulación de ambos barcos tendrá que hacerle frente a las bajas temperaturas, el hambre, el escorbuto, al envenenamiento por plomo y, por si esto fuera poco, tendrán que encarar a una terrorífica criatura que los acecha.

En la serie se narran los extraños acontecimientos que llevaron a la desaparición de un equipo de expedición de la Marina Real británica, enviado al Ártico en 1845 para encontrar un paso navegable que facilitaría el comercio con oriente. El HMS Erebus y el HMS Terror eran los barcos ingleses tecnológicamente más avanzados del momento. Capitaneados por Sir John Franklin (Ciaran Hinds) y Francis Crozier (Jared Harris) respectivamente. Por razones de alcurnia, Sir Franklin estaba al frente de la expedición, pese a que el Capitán Crozier era el más experimentado en esa ruta. Al quedar atrapados en el hielo son blanco fácil para Tuunbaq, una temible bestia que los ataca, por lo que deciden abandonar las naves y caminar hacia el sur con la esperanza de ser rescatados.


The Terror significa una gran producción, o al menos así lo parece, porque si los sets de filmación no pasan de ser unas magníficas maquetas, logran transmitir una tundra helada que parece no tener fin. El director alemán Edward Berger y su equipo de guionistas dan forma a una historia armada de muchos géneros, tan es una aventura histórica con todas las limitaciones que la época representa, como es un thriller psicológico que puede mantener la tensión tan solo al ubicarnos en ese lugar a esas temperaturas, despertando la claustrofobia tanto dentro como fuera de los barcos en un terreno abierto. Es también una historia de terror, en donde el monstruo parece ser el menor de sus problemas, ya que la condición humana resulta mucho más terrorífica que la bestia.

La fotografía es espectacular, esa escena en las profundidades es maravillosa y escalofriante. La ambientación y las escenografías nos ubican perfecto en la época y el lugar. El elenco trabaja muy bien en conjunto, las actuaciones dan una clara imagen de esa sensación de aislamiento prolongado y la angustia que esto les provoca. Es difícil identificar a cada personaje entre tanta gente, pese que parece que cada marinero  tiene un momento especial. Sobresalen con sus actuaciones Tobias Menzies como  James Fitzjames; Adam Nagaitis como Cornelius Hickey; Paul Ready como el Dr. Henry Goodsir; Ian Hart como Thomas Blankly y Nive Nielsen como Mrs. Silence.

Como dato curioso que vale la pena mencionar, en esta serie no figuran las mujeres, se puede decir que la historia es totalmente masculina. Camaradería, jerarquías en pugna, honor, heroísmo, disciplina y rebeldía. Dentro de todo esto hay un lugar para la homosexualidad, penada en su momento, pero para las condiciones y las largas temporadas en alta mar, se asume casi obligatoria. Tres mujeres aparecen en la historia, la que tiene la participación más activa es Nive Nielsen quien interpreta a una mujer inuit (esquimal) que se corta la lengua, por lo que permanece muda la mayor parte del tiempo. Greta Scacchi como Lady Jane Franklin, esposa de Sir Franklin y  Sian Brooke como Sophia Cracroft, quien se niega a casarse con el Capitán Crozier. Ambas tienen una participación breve pero importante, Lady Jane Franklin será quien consiga una expedición para el rescate de su marido y Sophia Cracroft es quien convence a su experimentado pretendiente para que acepte la misión que se le encomienda para los próximos cuatro años. Las dos representan un fuerte motor que impulsa a sus hombres, pero su aparición a cuadro es efímera.

Durante los diez capítulos el suspenso se mantiene y atrapa. Muchas veces me pregunté si en verdad era necesaria la presencia del monstruo, porque la expedición por sí misma es una pesadilla creada por hombres y para los hombres. La conquista del Ártico bien puede dar para una tesis antropológica de esa época, hasta dónde es capaz de llegar el hombre por sobrevivir un día más… unos minutos más. Pugnas morales llevadas al límite, un nacionalismo kamikaze y una sed de trascender que justifica los peores actos que la humanidad puede cometer. 

        Históricamente lo que se conoce como “La expedición perdida de Franklin”, sigue siendo una gran interrogante. La búsqueda de los sobrevivientes se mantuvo durante décadas. Los barcos recientemente encontrados siguen dando pistas de las enfermedades y posibles causas de la muerte de casi 130 miembros de la tripulación. Las aberraciones no se han descartado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario