domingo, 27 de mayo de 2018

Gringo


Amazon también sabe de

 mediocridad


Las películas que incluyen un gran repertorio me dan desconfianza. Son pocas las que logran, al  menos, quedar en la memoria. Resultan ser películas que los actores hacen sólo por divertirse o por apoyar a algún amigo, que supongo fue el caso de Gringo, del incipiente director Nash Edgerton (The Square. Australia. 2008), quien es famoso por su trabajo como stunt (doble) con más de cien películas en su haber.


Para su segundo largometraje, el cineasta australiano, se hizo acompañar por: Charlize Theron, Joel Edgerton, David Oyelowo, Amanda Seyfried, Thandie Newton; además de los mexicanos Diego Cataño, Carlos Corona,  Hernán Mendoza y  Hector Kotsifakis. La historia trata sobre una industria farmacéutica que promueve un medicamento elaborado con marihuana. Los giros de la cinta tienen que ver con fraudes, tráfico de drogas, infidelidades y un montón de tópicos más.


Su intento de comedia negra, distribuida por Amazon Studios, no logra salir airosa, sin pensarlo demasiado se puede catalogar como una mediocre película de tipo B, con actuaciones nefastas de sus protagonistas. Pretende ser graciosa con todos esos giros en la trama, pero la verdad es que no hay nada relevante. Tiene un par de aciertos en la música y  en las escenas de acción nada más. Tal vez la participación de algunos de los actores mexicanos puede estar bien desarrollada, pero hasta las locaciones son un desastre.


Ahora cualquier película que se filme en territorio mexicano debe incluir por fuerza el tema de día de muertos. Las tomas en Ciudad de México se alternan con “parches” de algún otro lugar. La destreza con la cámara del australiano deja mucho que desear y el sarcasmo en el guion no funciona, ni siquiera para hacer una burda descripción del tráfico de drogas en México, el cual se queda muy lejos de la realidad.



Tal vez la cinta puede ser mejor recibida en otros países, pero para quienes estamos sufriendo las calamidades de la guerra contra el narco, resulta hasta ofensiva. Lástima de reparto. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario