jueves, 12 de abril de 2018

Los últimos hijos


Antonio Ramos Revillas

La segunda novela de Antonio Ramos Revillas, nos cuenta la historia de Irene y Alberto, una pareja que radica en Monterrey y quienes perdieron a su hijo poco antes de nacer. Un día, unos ladrones entran a su casa mientras ellos no están. El robo deja rastros de saña y humillación por toda la vivienda, con excepción de una habitación que deciden dejar prácticamente intacta. En ella se encuentra una cuna que alberga un pequeño bulto envuelto en cobijas, que asumen es un bebé dormido, pero en realidad se trata de un robot.

        Ramos Revillas atrapa de inmediato en la historia, por momentos bastante común; tan común como la vida y las ciudades que conocemos, y de repente se vuelve parte de un mundo fantástico. La novela describe a la perfección la delincuencia en nuestros días, con ese ascenso en su grado de maldad que dicta que no basta con despojarte de tus bienes, sino que humilla, intimida y amenaza para que no te atrevas a denunciar. La impotencia y la indignación, abre al matrimonio una herida que no ha cerrado, la imposibilidad para tener hijos.


        Entre sus páginas habita el desconsuelo y el hastío. Entre huidas y persecuciones, abre un espacio para la reflexión. La naturaleza humana tiene muchos matices y muchas veces desconocemos nuestros tonos más oscuros. El inmenso dolor de la paternidad negada de los protagonistas, se contagia al lector hasta sentirlo como un dolor propio, cuando nos topamos con la desgarradora oración que nos asegura que “los hijos son un eco de la muerte por llegar”.

        Los últimos hijos es mucho más que un escape hacia la nada, no hay manera de no salir ilesos de esta lectura, porque nos recuerda que no existe el patrón de una vida perfecta y muchas veces lo que más anhelamos, significa nuestra perdición.



Los últimos hijos
Antonio Ramos Revillas
Editorial Almadía
2015, 259 páginas    

No hay comentarios:

Publicar un comentario