miércoles, 26 de julio de 2017

Dunkerque

 “Autohomenaje no autorizado”


Tal vez para hablar honestamente de  Dunkerque (Dunkirk)  hace falta tomar un bando, reconocernos a nosotros mismos como aliados o enemigos del director inglés Christopher Nolan. Así que comenzaré por  situarme como neutral y fuera de conflicto.  En su filmografía hay películas que me gustan mucho y otras que en  definitiva no, más no dejo de reconocer que es uno de los mejores directores de nuestro tiempo.

Mi primera impresión con Dunkerque, es que Nolan se hizo una película para sí mismo, no sólo por el hecho de que dirige, escribe y produce; o porque filmó con amigos cercanos, como lo son ya: Tom Hardy, Cillian Murphy y desde luego el maestro Hans Zimmer. Nolan escogió para hacer notar su destreza fílmica,  el milagro bélico que resultó ser la Operación Dinamo, en donde  la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF) rescató durante la Segunda Guerra Mundial, a más de 300,000 soldados británicos atrapados en las playas de Dunkerque, Francia.

El amo y señor del  The Dark Knight le da el protagónico, si es que se puede llamar así, al salido de “no where” Fionn Whitehead, no contento con eso, lo acompaña con el francés       Aneurin Barnard y el “One Direction Boy” Harry Styles. Para apadrinar a estos muchachitos llegaron: Kenneth Branagh, Tom Hardy, Cillian Murphy y Mark Rylance, los cuales se mantienen así como de relleno (cuando la vea entenderá el por qué).

La cinta viene con tres marcos temporales distintos: el muelle, el cielo y el mar, así que ponga atención para que le cuadren las cuentas al final. Los diálogos no le serán de mucha ayuda porque no hay. Está bien, exageré. Sí hay diálogos, pero bien pudieron ser subtítulos de película muda. Dunkerque está narrada de manera visual y maravillosa, por Nolan, musicalmente por Zimmer y por los disparos estremecedores de sus efectos sonoros.

Conforme la cinta avanzaba no pude evitar compararla con Saving Private Ryan, hasta pensé que esto sería un Desembarco en Normandía no de veinticinco minutos, sino de dos horas, y temía no aguantar tanta crudeza. Mi corazón de pollo agradece al Sr. Nolan por encontrar la manera de transmitir la angustia y el sufrimiento de todos esos cientos de miles de soldados sin hacer una  monstruosa carnicería como lo hizo el maniático de Mel Gibson en Hacksaw Ridge. Hasta pensé que se les había olvidado incluir sangre, tripas y desmembrados en la caracterización de los personajes.

Antes de entrar a la parte escabrosa, es decir, a la parte negativa de la cinta, quiero dejar en claro que es una película emotiva, más no desgarradora como suelen ser las cintas bélicas. Ignoro si esto fue intencionado o no, pero a mi punto de vista las actuaciones tuvieron mucho que ver en este punto. Los actores (muy buenos todos) parecen sincronizados en un mismo nivel para no destacar uno sobre otro. Lo que hace quedar muy bien a los novatos, pero hace sentir, hasta cierto punto, desperdiciados a los veteranos.

Otro punto que el director de  Inception cuidó mucho, fue el no herir la susceptibilidad del pueblo inglés en este suceso,  permitiéndose para esto algunas (no pocas) licencias creativas. La historia en general está bien llevada de acuerdo a los hechos reales en los que se basa, pero se hizo de la vista gorda con los errores estratégicos, que por principio de cuentas los pusieron ahí; aunada a esta omisión, algunos se darán cuenta que la postura francesa no se asoma por ningún lado. El rescate en Dunkerque fue un milagro para los ingleses por muchas razones, para nosotros como espectadores de la cinta es una muestra de admiración al espíritu humano, pero para Francia la historia es otra.

Nolan concretó un final tan heroico como épico añadiendo el discurso: “Pelearemos en las playas” de Winston Churchill, con el que se resarce a sí mismo por ser el actor principal de su película. Dunkerque es un gran homenaje al espíritu del pueblo inglés, pero también un “autohomenaje no autorizado” a su destreza fílmica, sin que esto le quite el hecho de que será una de las mejores películas del año.




No hay comentarios:

Publicar un comentario