viernes, 17 de marzo de 2017

Sueño en otro idioma

Ernesto Contreras en tono místico
Empiezan a quedar atrás los primeros meses del año y me da mucho gusto ver aparecer las nuevas producciones de cine mexicano. Sé que tendremos un largo año de cochinadas acaparando las pocas salas destinadas al cine de nuestro país, pero me consuela un poco el saber que existen cineastas que no se han dejado encandilar por la taquilla.

Desde hace varios años vengo siguiendo los pasos del director veracruzano Ernesto Contreras, ahora sí que le conozco toda su filmografía, es decir, tres largometrajes, un documental y algunos cortos. Creo que desde el cortometraje  ‘Ondas hertzianas’ quedé prendada de él, me da la impresión de que Contreras es uno de esos directores que nacen con buena estrella, como podría ser el caso de Jonás Cuarón o Gabriel Ripstein, solo que en este caso, con menos árbol genealógico y más genialidad propia.

‘Sueño en otro idioma’ empezó bien su recorrido por festivales al ganar el Premio del Público en la categoría World Dramatic Competition del Festival de Cine de Sundance. Su estreno en México durante el FICG32 le valió el Premio Guerrero de la Prensa al Mejor Largometraje de  Ficción.

La historia gira alrededor de una milenaria lengua indígena (zikril) que está a punto de extinguirse porque solo hay tres personas que la hablan. Martín (Fernando Álvarez Rebeil) un joven lingüista, se da a la tarea de localizar a Jacinta (Mónica Miguel), Evaristo (Eligio Meléndez/Juan Pablo de Santiago) e Isauro (José Manuel Poncelis/Hoze Meléndez) para que lo ayuden en el rescate de esta lengua, pero primero tendrá que lograr que Isauro y Evaristo se dirijan la palabra.

Para su cuarta película Contreras se pone en tono místico, diverso e incluyente, pero no ponga los ojos en blanco, ni salga corriendo  antes de que le termine de contar, mire que la dosis de cada cosa estuvo muy equilibrada, así que no tema. Con la ayuda de su guionista de cabecera, Carlos Contreras (su hermano), desarrolla una historia basada en una noticia que se originó hace algunos años en una pequeña población de Tabasco, en donde se decía que los dos únicos hablantes de una lengua ayapaneca estaban peleados entre sí y no se hablaban, lo que ponía en peligro de desaparecer a esta lengua mixe.

Sobre esta misma historia, Denisse Quintero realizó un documental (aun sin estrenar) llamado ‘El caso Ayapaneco’ que desmentía la historia. Los hermanos Contreras no se complicaron la vida y se limitaron a desarrollar una película de ficción que no solo abarca lo más real de las relaciones humanas, sino que también tiene su dosis de magia.

He de reconocer que la historia decae por momentos y que no tiene la fuerza argumentativa para sostenerse en la misma intensidad, pero pese a esto la calidad de los aspectos técnicos de la cinta, la bellísima fotografía de Tonatiuh Martínez, así como las excelentes actuaciones del elenco logran una película conmovedora en muchos aspectos.

La naturalidad con la que son llevados los personajes en verdad es un respiro, más aun cuando estamos acostumbrados a soportar personajes sobreactuados o austeros de emociones. Los actores de mayor edad hacen un trabajo maravilloso. Para hacer de guía a los actores más jóvenes, Contreras no solo tiene buen tino, sino que tiene un gusto impecable y logra mantener la estética hasta en las escenas que pudieran resultar más escandalosas, sin mermar la autenticidad de los personajes.

‘Sueño en otro idioma’ tiene un mucho y un poco de todo, es una historia de aceptación,  amistad y de un inmenso amor. Una historia reflexiva, de añoranzas y ausencias; es también una belleza visual que se mueve lento como la bruma en Los Tuxtlas. No tiene el escándalo que tienen algunas de las películas con temática LGTB o el estruendo de  bombos y platillos que generan los "actores de moda", al contrario, las luminarias se mantendrán discretas sobre esta cinta para dar la sensación de intimidad a un relato místico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario