martes, 10 de enero de 2017

Allied

Ni espías, ni suspenso, ni amor, ni nada


Existen actores y directores que siempre mantienen al público cautivo, tal es el caso de las tres celebridades que encabezan  los titulares de esta cinta: el director Robert Zecmekis (Back to the Future, Forrest Gump) y los actores Brad Pitt y Marion Cotillard. Esta pareja de protagonistas todavía se dio el lujo de inyectar un poquito de escándalo a la película, iniciando un supuesto romance  entre ellos, lo que despertó una morbosa expectativa en el estreno de “Allied” (Aliados).

Marruecos año 1942. Max Vatan (Brad Pitt), agente del servicio de inteligencia canadiense, conoce a una integrante de la resistencia francesa, Marianne Beausejour (Marion Cotillard), en una misión secreta en la que tendrán que pasar como marido y mujer. Una cosa llevó a la otra y terminaron enamorados, casados y con una hija.  Cuando más felices estaban, a Vatan se le informa que su ahora verdadera esposa, podría ser una espía alemana.

Con “Allied” me pasó algo parecido a mi reacción con “Bridge of Spies” de Steven Spielberg.  Es difícil aceptar que cuando tienes un director de prestigio, una cinta con una ambientación perfecta, el vestuario divino, la musicalización bien puesta, la fotografía, no tan maravillosa como la de “Bridge of Spies”, pero bastante decente; todo perfecto y en su lugar para hacer lucir a un par de actores carismáticos, que además andan en amoríos y nada;  el resultado quedó en  una cinta relativamente bien documentada, agradable a la vista y muy, pero muy aburrida. 

Lo que tuvieron a mal clasificar la cinta  como un thriller, se les olvidó que para considerarlo así debe de existir suspenso, y bueno, de eso no hubo nada; tal vez un poquito en el final y pese a lo predecible del mismo,  pero nada más. Tenemos a una pareja bella, supuestamente enamorada, o al menos con hartas ganas de entrarle a la pasión uno con otro, pero nada de eso se ve en la pantalla. Me va usted a disculpar la comparación, pero esa química a la que me refiero la tuvieron Brad Pitt y Angelina Jolie en “Mr. And Mrs. Smith”, y al menos resultó en algo entretenido.

Robert Zecmekis se ha esmerado en los diseños de producción, me gustó muchísimo lo que hizo en “The Walk”, las cintas de época le vienen bien porque le permiten lucir ese aspecto, tal parece que su especialidad es viajar al pasado, sin embargo, no estoy de acuerdo con él en sacrificar una historia o una actuación con tal de hacer lucir la ambientación. Se puede tener una película visualmente más “económica”, pero que sea capaz de despertar mayor gama de emociones entre los espectadores.

A “Allied” le hicieron falta muchos balazos y mucha intriga para ser una película de espías. Le hizo falta más pasión y más química entre sus protagonistas para ser una película romántica, y mire que no estoy hablando de escenas de sexo, estoy hablando de esa pasión que se sale por los ojos cuando se miran uno al otro. Por último,  le hizo falta el suspenso que nos hace mantenernos al filo de la butaca y que nos lleva a combinar el comer de las uñas con el comer de las palomitas.

Si usted se aferra a darle una oportunidad lo único que le puedo recomendar es que compre una cubeta grande de palomitas, porque es lo único que evitará que se quede dormido ante tanta belleza; si resulta que usted está a dieta, pues entonces organice una trivia con su acompañante para determinar si a Brad Pitt se le pasó la mano de botox, si se hizo cirugía, o si de plano aplicó a su papel el estilo característico de Ben Affleck.






No hay comentarios:

Publicar un comentario