miércoles, 28 de diciembre de 2016

Rats

Los habitantes indeseables 
 
Eso de andar dando brincos con el control de la televisión no siempre resulta en una experiencia agradable.  Es esos días desqueharados en que te paseas por Netflix con la esperanza de encontrar algo que se adapte a tu estado de ánimo y de repente un título atrae tu atención (o tu morbo) y das click.

Fue así como terminé viendo “Rats” el nuevo documental de Morgan Spurlock (Super Size Me), la verdad es que con los pocos antecedentes que yo tenía de este hombre supuse que me iba a resultar sarcásticamente divertido, es más, ya casi estaba imaginando las primeras líneas de mi publicación al respecto,  y mis ácidos comentarios dirigidos a los defensores de los animales.

El documental nace a raíz de la lectura del libro "Rats: Observations on the History & Habitat of the City's Most Unwanted Inhabitants" ("Ratas: observaciones sobre la historia y el hábitat de los habitantes más indeseados de la ciudad") de Robert Sullivan. Y tal parece que justo al cerrar el libro nuestro querido señor Spurlock, tuvo la grandiosa idea de hacer una película de terror con él. Si cree, como lo creí yo, que todo esto es humor negro, está muy equivocado.

Es literal que Spurlock filmó a estos desagradables roedores como si fuera una cinta de terror,  en contubernio con Discovery Channel, el documentalista nos brinda una mirada asquerosamente entretenida a las ratas en todo el mundo. Los ángulos de cada toma están pensados para hacerlo brincar del susto, será por eso que para su presentación se incluyó en la sección “Midnigth Madness” del Festival de Cine de Toronto.  Con la intención quizá de ponerse en un tono más serio, el director no aparecerá esta vez en su propio documental como es su costumbre, y su tradicional sarcasmo lo deja de lado, tal vez su toque de cinismo se limitó a la presencia de Ed Sheehan, quien es algo así como el Chuck Norris mata ratas de Nueva York. El Sr. Sheehan será nuestro guía en este  “rats worldwide tour”.


Son famosas las ciudades plagadas por ratas, Nueva York parece ser la más popular, millones de dólares destinados a matar millones de ratas. ¿Y dónde están los defensores de los animales?, me preguntaba yo. ¿Por qué nadie viene a defender a las pobres ratas? ¿Acaso sufre menos una rata que un gorila o qué? Y no es que yo sea amante de los roedores, al contrario, estoy más cerca de la musofobia que de convertirme en una Juana de Arco ratuna, lo mío eran meras ganas de estar jodiendo y un mucho de ingnorancia. Después de ver este documental lo único que puedo decir es que: ¡Maten a todas! ¡Que se extingan del planeta! Por desgracia estamos más cerca de que sean las únicas que sobrevivan el Apocalipsis.

Mi estómago no es para nada débil, tal vez sea el órgano más poderoso que poseo, siempre hice alarde de ser capaz de comer cualquier cosa por exótica que fuera, y aunque siendo una mexicana tragona promedio, no puedo tener la seguridad de nunca haber probado una rata. Ya ve que por acá no tenemos la certeza de la procedencia de nada, aunado a que los conocedores aseguran que sabe a pollo, pero más dulce, pues entonces si me la comí seguro ni lo noté; pero pasar de la ingesta accidental inconsciente a pedir mi rata término medio, definitivamente no.  

“Rats” se puede ver digamos por episodios, ya que cada lugar que  visitamos se presenta por separado, la justificación a esto se debe, quiero asumir, a darle la oportunidad de renunciar al sacrificio de estar viendo esto. No es una película para quienes vomitan fácilmente, pero si usted tiene temple de acero y no tiene problema con conocer las asquerosas entrañas de estos animales, para después dedicarle un safari urbano a la cacería a mano “limpia” de estos roedores, o si es tan amante de los animales como para entrar a un templo y comer del mismo plato que lo hacen 35 mil ratas juntas, pues adelante, créame que aprenderá muchas cosas que no le servirán más que para pensar que pronto vamos a morir.

A manera de anécdota y recomendación, le diré que desde hace varios años, me ha dado por lavar con agua y jabón todos los productos de mi alacena, especialmente las latas de las que se bebe directamente. Con especial espero y cuidado enjabono cada uno de los huevos que compro antes de meterlos al refrigerador, y no todo se debe a mí ya legendaria “psicosis del trapito”, en este caso se debe a la intención de disminuir el riesgo de contraer leptospirosis, enfermedad que se trasmite por estar en contacto con la orina o excrementos de diferentes animales, ratas sobre todo. Bueno, pues después de ver este documental estoy pensando seriamente en conseguir un poco de Cobalto 60 e irradiar toda la alacena para eliminar cualquier posibilidad de secreción ratuna. Claro que si son más resistentes que las cucarachas no tendrá mucho caso.

Del documental le puedo decir que no creo que trascienda como los trabajos anteriores del director, y seguro eso será porque muy pocos serán los valientes que se asomen a verlo, pero si es su intención hacerlo, lo puede encontrar en los nuevos lanzamientos de Netflix, en la programación de Discovery Channel o en algunas plataformas digitales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario