miércoles, 5 de octubre de 2016

Sausage party

La fiesta que termina con la corrección política
En tiempos en que la corrección política está echando todo a perder, se estrena nada menos que en México, en la gloriosa tierra de las marchas por la familia, la película animada “Sausage Party” (La fiesta de las salchichas).

Los créditos aseguran que la cinta la dirige Greg Tiernan (Thomas & Friends) y Conrad Vernon (Madagascar 3), con un guion de Evan Goldberg  (Neighbors),  Seth Rogen (The Green Hornet, 50/50), Kyle Hunter y Ariel Shaffir, pero si me dijeran que Charlie Hebdo tuvo algo que ver con esto, no lo dudaría ni por un segundo.

Creo que la animación tendrá un antes y un después de “Sausage Party”, personalmente me llevó al escándalo, así como lo lee, la propietaria de esta enorme bocota con problemas de incontinencia verbal se quedó más de una vez con la boca abierta, calladita y con los ojos saltados. En shock.

La cinta narra las aventuras de Frank (Seth Rogen, también co-productor y co-guionista), quien vive junto con otros víveres  y artículos varios en un supermercado. Él, su novia, un pan para hot-dog llamado Brenda (Kristen Wiig) y todos los artículos de la tienda sueñan con ser elegidos por los Dioses (clientes) para alcanzar el “más allá”, sin saber que ese lugar no es el paraíso que les han hecho creer.

Nada más para que se den una idea de lo que van a ver les dejo al reparto más sobresaliente:
  • Paul Rudd como Darren el gerente del supermecado.
  • Edward Norton como Sammy Bagel Jr, un bagel judío.
  • Nick Kroll como Douche un malvado ducha vaginal.
  • Salma Hayek como Teresa Taco una tortilla lesbiana (el pleonasmo no lo inventé yo).
  • David Krumholtz como Vash un pan árabe tipo Lavash.
  • Jonah Hill como Carl, una salchicha.
  • James Franco como un adicto  que se droga con "sales de baño".
  • Michael Cera (Barry) y Anders Holm (Troy) salchichas.
  • Scott Underwood como Gum, un chicle masticado  con apariencia de Stephen Hawking.

Muchos críticos se han referido a “Sausage Party”  como una parodia de las películas de Pixar cuando hablan de la razón de existir y el regreso a casa, bueno, pues déjeme decirle que a pesar de la animación yo no vi a Pixar por ningún lado. Claro que entiendo el sarcasmo y la mofa a las tiernas películas de esa casa productora, y aunque he visto cintas animadas con contenido sexual más explícito que el que se muestra, “La fiesta de las salchichas” puede alcanzar el grado de aberrante.

La sorpresa de todo esto, es que a pesar del lenguaje obsceno, la violencia, el racismo, la diversidad sexual, las cuestiones político-religiosas y todo el descaro que usted se pueda imaginar, lo más seguro es que alcance muy altos niveles de placer culposo. Va a reír, y reír, y reír desde que la película comience hasta el final. Claro que también existe la posibilidad de que no la soporte y se salga de la sala, eso dependerá de qué tan honestamente “mocho” sea usted.

Nunca he sido amante del tipo de humor de Rogen, y tal vez si la cinta no hubiera sido animada (y con animación de buena calidad he de mencionar), tal vez mi opinión quedaría sólo en vulgar y con demasiado sexo fuera de lugar; sin embargo, mi primera reacción fue: ¡Qué valientes! Mira que aventarse a hacer una crítica de ese tamaño y en ese tono, a lo más sagrado de la urbanidad actual, no cualquiera. Era obvio que se necesitaba un equipo de insolentes consagrados como estos, aunque muchos de ellos tengan un ñoño pasado.

Los diálogos son tan perversos como ingeniosos, un humor negro hiriente. Es cruda y descarada, hasta terrorífica por momentos. Sin duda fue el factor sorpresa lo que nos tomó desprevenidos y cuando deberíamos estar indignados nada, todo el mundo llorando de risa.

Para terminar el cuadro les diré que la banda sonora literalmente los llevará al “más allá”. Yo no sé hasta qué punto influyó Rogen en el multipremiado compositor de Disney, Alan Menken, para invitarlo a su locura. Además de las excelentes creaciones originales de Menken, el soundtrack incluye lo más selecto del playlist ochentero en donde destacan: "Hungry Eyes" de Eric Carmen, "Wake Me Up before you go go" de Wham!, y "Gone" por JR JR. Pero, el premio mayor, y esto es por su sarcasmo, se lo lleva Meat Loaf con “I'd Do Anything For Love (But I Won't Do That)”. No le doy más detalles para que lo disfrute a plenitud.


Ojo, mucho ojo, esta película NO es para niños, ni siquiera para adolescentes. Hasta donde tengo entendido en México saldrá en clasificación C. Mamá, papá, si no quiere pasar un mal rato frente a sus hijos no insista en que se les dé acceso a la sala.  No vaya a ser que de repente se pongan a experimentar los efectos alucinógenos de las “sales de baño” y le arranquen a mordidas una oreja. Están ustedes advertidos.

Todos los demás depravados mayores de 18 años sean bienvenidos a la locura de la animación. ¿Querían erradicar la corrección política? ¡Ahí está pues! Espero que no salgan con tantos sentimientos de culpa y tan contentos como yo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario