lunes, 29 de agosto de 2016

Johnnie Walker y Gonzalo Lebrija

 Presentan: Guerreros II
Huitzilopochtli, dios sol, dios de la guerra. En su forma de colibrí, guio a los antiguos mexicanos en su migración hacia el Valle de México:

“…y después de los días de lluvia sigan buscando, sigan a los pequeños rayos del sol tomando de su pequeña lanza la miel de las flores…ellos,  huitzilin, hijos de Huitzilopochtli los llevarán hasta el águila sobre el nopal devorando la serpiente”

Castillo Peraza,  Leyenda Azteca

Johnnie Walker Blue Label, la prestigiosa variante de la marca de whisky más vendida a nivel mundial, lanza en manera exclusiva para México, la edición especial Guerreros II. Esta edición está integrada por 1,200 botellas, cada una de ellas grabada a mano por artesanos escoceses, las cuales portan orgullosas al dios Huitzilopochtli en la interpretación del reconocido artista mexicano Gonzalo Lebrija.

En la entrevista que nos concedió  Gonzalo Lebrija nos comenta que le resultó muy interesante hacer un homenaje a la cultura azteca a través de Johnny Walker Blue Label. Se confiesa atraído al dios Huitzilopochtli y a los misterios que lo envuelven. El artista se siente identificado con las dualidades antagónicas que se ponen en un mismo síntoma de gravedad,  como las de este personaje, ya que es el dios del amor y el dios de la guerra.

Su inspiración para el diseño viene en parte de una de las historias que han surgido alrededor de Huitzilopochtli, conocido también como el dios sol. Cuenta la leyenda que el dios posee una resplandecencia que obliga a sus contrincantes a mirarlo a través de un orificio en sus escudos para evitar ser encandilados por la luz que de él emana. A partir de este punto Lebrija hace una reconfiguración de Huitzilopochtli en la cara frontal de la botella, modernizando un poco la imagen original. En la contracara está grabado el resplandor por donde podemos ver al dios azteca a través de la luz del tiempo, representada por el color dorado de Johnny Walker Blue Label añejado en barricas.

Este diseño, según comenta Lebrija, tiene que ver con sus trabajos anteriores. Con aviones de papel desdoblados, llevados al retablo de madera y forrados de oro. Dibujos que hacen referencia con sombras y luces a la resplandecencia de sus diseños, combinados con los trazos característicos de la cultura azteca.

Para Matthieu Guerpillon, Embajador de Johnnie Walker Blue Label, la serie Guerreros significa un homenaje para México, además de que considera que esta campaña ayuda a transmitir a los mexicanos el mensaje de Johnnie Walker a lo largo de su historia: “Nuestro destino es no ser vencidos”. Este lema ha regido la casa Walker desde hace 150 años, ese espíritu guerrero de seguir avanzando porque las cosas pasen, está impregnado en el ADN de la marca.

Johnnie Walker Blue Label sigue caminando e integrando culturas. En esta ocasión el guía que acompaña su camino es Huitzilopochtli y su destino México. La segunda edición  de Guerreros, fusiona la cultura azteca con su marca y estilo, hace un homenaje al espíritu guerrero de los mexicanos a través de la visión de un artista. Gonzalo Lebrija plasmó con su arte la esencia del dios, transmitiendo su fuerza y dulzura en forma de luz.


*En el mes de septiembre Gonzalo Lebrija participará en el Galery Weekend en la ciudad de México. También participará en un colectivo en Nueva York curaduría del jalisciense Humberto Moro y  en un colectivo más en Berlín.


No hay comentarios:

Publicar un comentario