jueves, 10 de marzo de 2016

Baño de Vida

Documental de Dalia Reyes

Hace muchos, muchos, muchos años; antes de que Cristo posara sus sandalias por la tierra, Homero ya incluía en sus poemas historias y descripciones de los majestuosos baños públicos. En la antigua Grecia, los leones con las fauces abiertas abrían el paso a las duchas y piscinas circulares con hileras de peldaños para descansar. El baño dejó de ser un rito para convertirse en arte. Baños de arena, de agua caliente, baños de vapor, duchas frías y masajes con aceites aromáticos. Françoise de Bonneville en “El Libro del Baño” describe así las historias de los lavatorios griegos en el siglo XI a. C.: "jóvenes mancebos se levantaban y echaban agua sobre sus cuerpos." (1)

Con ese toque homérico, Dalia Reyes despliega en un mosaico de bellas imágenes, las historias que nacen entre los vapores de los baños públicos en la ciudad de México. Las historias de Felipe (empleado de los Baños Margarita desde 1984), Juana (barrendera del centro histórico) y Jose (clienta de los baños desde hace 40 años), se lavan en las paredes forradas de azulejos. Voces, risas, lágrimas, penas, alegrías y desamores se elevan cual vapor, para dejar en el techo recuerdos condensados en pequeñas gotas de agua que volverán a caer sobre ellos.

Una película íntima, no hay otra manera de describirla. Dalia Reyes (dirección y guion)  y Claudia Becerril (fotografía) incrustan su cámara en la intimidad del baño. Durante años, sortearon infinidad de obstáculos para conseguir las imágenes que estaban buscando, para sumergirse en las angustias y en los olvidos de las personas, que como aquellos antiguos mancebos, echan agua sobre sus cuerpos.

Entre una postal vintage y otra, se alternan las historias de quienes restriegan y exfolian su vida. Baño de vida nos permite asomarnos a ese mundo que pensábamos extinto, ese mundo del que quizá muchos jóvenes ignoren su existencia y del que muchos viejos añoren sentir el  chorro de agua caliente a presión sobre su espalda. Los baños públicos son un confesionario en donde las paredes escuchan sin juzgar y los pecados van a dar al resumidero.

Todo tipo de historias han salido de esos santuarios, algunas escandalosas, muchas otras, como las que Reyes atrapa, apenas se perciben como un sollozo, como un suspiro. Un documental perfectamente cuidado, que permite ver la desnudez del alma en los bellos cuerpos imperfectos de las personas que como usted o como yo, nos lavamos las penas todos los días.








1.- https://es.wikipedia.org/wiki/Ba%C3%B1os_p%C3%BAblicos

3 comentarios:

  1. Una película que produce arte en un mundo perdido de lo cotidiano...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es! Esos baños públicos pertenecen a un universo diferente. Saludos!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar