lunes, 11 de enero de 2016

Youth, más que una simple belleza


La Giovinezza
Paolo Sorrentino
Un gran logro para un artista puede ser también una gran calamidad. La sombra de un rotundo éxito caerá nublando sus nuevas producciones, mientras los críticos no dejan de repetir: que se quedó corta, que es muy similar, que es bella pero insuficiente. Justo así le pasó a Paolo Sorrentino con “Youth”, que tuvo a mal aparecer después de “La grande bellezza”.

Está bien, vamos a aceptar antes que nada que “Youth” no es “La grande bellezza”, pero hay que reconocer también, que sí es una gran belleza.

Fred Ballinger (Michael Caine), es un famoso director de orquesta retirado, que pasa sus vacaciones en un lujoso hotel de los Alpes con su hija Lena (Rachel Weisz)  y su amigo Mick (Harvey Keitel), un director de cine al que le cuesta trabajo terminar su última película, para lo que tiene que convencer a Brenda Morel (Jane Fonda) de ser la protagonista. En el suntuoso spa suizo también se hospedan otros famosos personajes, como el actor Jimmy Tree (Paul Dano), la Miss Universo (Madalina Diana Ghenea) y el ex futbolista Diego Armando Maradona (Roly Serrano).

Un montón de millonarios y celebridades frustradas habitan bajo el mismo cielo, la temporada de triunfos se va con la juventud y parece que no tendrá retorno. Como bien lo dice Jane Fonda (un gran acierto del director) “La juventud es una cuestión de actitud y de pasión”, pero no todos los huéspedes podrán sacar la casta de entre los años, las arrugas y los kilos.

Youth es  una canción melancólica con una fotografía exquisita que hay que agradecer a Luca Bigazzi (sí, el mismo de “La grande bellezza” no me ponga los ojos en blanco, que tampoco es muy difícil decir de dónde vienen las similitudes). David Lang hace de  “La Giovinezza” un concierto para los que encuentran la pasión y la  belleza entre las canas y los fracasos, la banda sonora es de colección. Cuenta con escenas inolvidables y un trío de actores que representan el alma de la cinta, imprimiendo su personalidad a los excelentes diálogos.

Fellini se asoma en Sorrentino, pero eso no es ningún pecado, al contrario, Don Paolo sabe combinar la admiración con su talento. No digo más porque sería revelar mucho, y "Youth" merece ser vista con tiempo y sabiduría, con la paciencia y la disposición de los que saben maravillarse con una simple canción.

 







No hay comentarios:

Publicar un comentario