miércoles, 7 de octubre de 2015

Carmín Tropical


Rigoberto Pérezcano
 
El cine mexicano no es fácil, eso de andar buscando presupuesto entre las piedras significa un gran desgaste para los cineastas que están al margen de los grandes presupuestos de las películas comerciales.

A manera personal me gusta el cine mexicano que propone, el que protesta y el que tiene una temática, digamos valiente. Me gusta la gente que se atreve a presentar sus propuestas aunque de antemano saben que no va a recuperar su inversión porque tendrán una distribución restringida que resulta en un público limitado.

Carmín Tropical fue una de esas gratas sorpresas. Un buen tema, una buena historia y una excelente fotografía. Aunque al parecer al señor Pérezcano no le da mucho gusto que su película quede encasillada como una “película gay”, y tendrá razón porque no lo es, creo que no hay manera de sacarla del género LGBTI. Y no digo esto por considerarla una película exclusiva de la comunidad homosexual, al contrario, creo que es una película que todo el mundo debe ver. En primer lugar porque muestra una problemática muy grave como puede ser la violencia de género y en segundo por asomar a la cultura o comunidad Muxe.

Mabel (José Pecina)  regresa a Juchitán, su pueblo natal en Oaxaca del que alguna vez salió huyendo. El brutal asesinato de su amiga Daniela ha removido en ella dolorosos recuerdos. Con la intención de investigar la muerte de su amiga se reencontrará con  Faraona (Everardo Trejo) y Darina (Juan Carlos Medellin), en ese mundo muxe en donde el travestismo es tan común y antiguo como la historia de Juchitán.

Un crimen de odio en donde los muxes son considerados “las mejores hijas”, donde son personas muy queridas por la comunidad y sus familias, se llena de tintes más oscuros. Pese a estos tintes, no creo que Carmín Tropical sea un claro ejemplo del cine noir, en ese punto le faltó un toque más dramático todavía. El clima y el sopor de un lugar se filtran fácilmente a la película, lo que trasmite una sensación de lentitud y de muchas ganas de tomar cerveza.

El maquillaje y la caracterización de los personajes son excelentes, lo mismo que los detalles que se pueden apreciar en la bien cuidada fotografía de Alejandro Cantú. Rigoberto Pérezcano ya se hizo acreedor del premio al Mejor Largometraje en el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia y con el Ariel a Mejor Guion. Ahora falta que el público se dé la oportunidad apreciar su trabajo en su paso por la cartelera comercial.



Yo que usted, no me la perdía. Carmín Tropical tiene con qué sorprenderlo. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario