martes, 4 de agosto de 2015

The Way We Dress

Proyecto Documental
La manera en que vestimos

Cuatro directoras revelan el secreto oculto detrás de las mujeres y la ropa que usan. A través de un mini documental cada una de ellas entrega su visión de la relación íntima que existe entre las mujeres y la moda.

¿Para quién te vistes? ¿Para darte gusto a ti misma?, tal vez para satisfacer la mirada de los hombres o ¿es acaso para ganar la aprobación de las otras mujeres?

The Way We Dress (La manera en que vestimos) es un proyecto de la revista Nowness que consiste en cuatro videos dirigidos por Chelsea McMullan, Siri Bunford, Linda Brownlee y Crystal Moselle. En los videos aparecen mujeres de diferentes culturas, edades y tallas. Hablan de cuál es su relación con su cuerpo, su forma de vestir y la imagen que proyectan a los demás.

En el primer video de la serie salta a la vista la frase: “Algunas veces encuentro más satisfactorio que una mujer me observe con atención a que lo haga un hombre”. Chelsea Mc Mullan toca el tema del poder del contacto visual, en el efecto negativo o positivo que puede tener sobre nosotros. A dónde nos llevan nuestros complejos, esos que nos hacen temblar ante la opinión de los demás. La mirada más temida para una mujer es la que viene de otra mujer. Quitando el factor de la orientación sexual, esa mirada es intimidante. Pasar por el ojo crítico de una mujer es igual a miedo, que bien puede cambiar a una sensación de triunfo si se obtiene el visto bueno. Nada tiene que ver con el deseo de poseer o no de los hombres.

Siri Bunford comienza su video con: “Una mujer nunca es lo suficientemente delgada”. De seguro alguna vez ha peleado esa batalla con su autoestima. “¡Estoy hecha un cerdo!”, he llegado a escuchar en personas cercanas a mí. La actriz Katie Kerr, protagonista del segundo video, se refiere a sí misma como una vaca. Ella habla de su lucha diaria por entrar en los jeans, o por minimizar el tamaño de sus senos. Dos minutos de cuestionamientos a los estereotipos de belleza actual que no dejan de pesar en su mirada. El video es una adaptación de un pasaje del libro colectivo Women in Clothes que refleja el ideal de la belleza renacentista.

El tercer documental cuenta con la participación de la diseñadora Simone Rocha, con su voz en off transforma el video es una especie de homenaje a las mujeres en su familia. Habla de la vestimenta típica de las mujeres de la tercera edad en algún lugar de China. Las similitudes de estilo y la paleta de colores que predominan en todas las féminas de más de 60 años. Una manera de vestir cómoda, sin pretensiones. Dejando poca piel a la vista y sin que esto les preocupe en absoluto. La directora Linda Brownlee detecta el mismo patrón en ellas; los estampados o el mismo tipo de cuello, los tonos pastel. Da la impresión de que todas compran en la misma tienda, parecen ir uniformadas.

Para el cuarto y último mini documental de la serie, la directora Crystal Moselle nos muestra el tipo de relación que tenemos con la ropa. Nuestro vestuario es una extensión de nosotras mismas, y refleja nuestra personalidad aunque no seamos del todo conscientes de ello. Somos libres, somos poderosas o simplemente cómodas. Nuestra manera de vestir puede ser un catalizador según dice la propia Crystal, muestra nuestras diferentes caras o los diferentes estados de ánimo.

Mantener la autonomía sobre nuestro vestuario es mucho más complicado de lo que parece. Hacer caso omiso de los estereotipos de belleza o moda es una misión imposible para muchas de nosotras.

Hay muchas cosas más allá de un abdomen plano, o de una talla de busto perfecta. Los traseros diminutos siguen imperando en las pasarelas y algunos hombres siguen pidiendo que las mujeres se apeguen a esos cánones de belleza. Sin embargo, muchos (quiero pensar que la mayoría) admiten que eso en realidad no les importa. Unos kilos de más por aquí, unas estrías o un poco de celulitis por allá los tiene muy sin pendiente. ¿Por qué  entonces no nos podemos dar a nosotras mismas ese margen? ¿Hasta qué punto nuestra autoestima depende de nuestras proporciones corporales o de la manera en que nos vestimos?

Hay mujeres que pueden encontrar su fuente de poder en su manera de vestir o en el tamaño de sus curvas. Hay hombres que pueden malinterpretar el "mensaje" que trasmitimos con nuestro outfit, pensando que queremos provocarlos o incitarlos a un abordaje violento hacia nosotros por la altura de la falda o el nivel del escote. Tal vez con la edad nos llegue la seguridad que nos hace falta en la juventud, o tal vez lo que conseguimos con el paso de los años sea que deje de importarnos; ya sea porque que nos rendimos en esa batalla o porque encontramos el verdadero sentido de las cosas.

Seremos tachadas de vulgares o mojigatas por los ojos críticos que nos observan. Pocos serán los que entiendan que nos vestimos así porque no da la gana vestirnos así. Porque tenemos la libertad de hacerlo, porque hay más en nosotras que unos centímetros de tela o unos kilos desparramados que dictan que la moda no es para mí. 

¿Para quién te vistes tú?


“The way dress affects the way we think, the way we feel, the way we act, and THE WAY OTHERS REACT TO US”
Judith Rasban

(“La manera en que vestimos afecta la manera en que pensamos, sentimos, actuamos y la manera en que otros reaccionan ante nosotros”)




No hay comentarios:

Publicar un comentario