martes, 23 de junio de 2015

Intensamente

Inside out
Peter Docter y Ronaldo Del Carmen
 
Si alguien pensó que Pixar había dado lo que tenía que dar, estaba muy equivocado, si hubo alguna persona que salió del cine diciendo que Intensamente no le gustó, yo sólo le puedo decir: ¡Negación!

La historia comienza con el nacimiento de Riley, mal abre los ojos y sus emociones comienzan instalarse en el cuartel general de su mente: Alegría, Temor, Tristeza, Enojo y Desagrado. Riley está pasando de la niñez a la adolescencia justo en el momento que sus padres deciden cambiar su residencia, viajarán de Minnesota a San Francisco para iniciar una nueva vida dejando sus recuerdos y sus mejores momentos atrás.

Inside out se estrenó en el pasado festival de Cannes y no hubo crítico que no se rindiera a sus pies, ¿la razón?, la maravillosa estructura del guion. Creo que  para ser una película animada poca gente le da importancia al trabajo de animación, que no deja de ser muy bueno, podría mencionar 3 o 4 detalles que me parecieron excelentes, pero la carga psicológica que entrega la cinta te deja tan aturdido que no puedes pensar en ellos, al menos no de una manera inmediata.

Cuando salía del cine no podía más que pensar en ¿cómo voy a hablar de la película sin spoilers? Todavía no tengo ese asunto resuelto así que están advertidos. Tal vez si comienzo por dar sentido a las razones de su éxito puedo parecer más interesada en las cuestiones técnicas de la película. Los créditos del doblaje se los debo, aunque vi la película en español, sé de buena fuente que la versión en inglés está muy bien en ese sentido; el doblaje en español es bueno sin llegar a ser maravilloso y afortunadamente sin distractores mexicanizados, creo que la temática obliga al resto de los ingredientes comportarse de una manera discreta.

El director Peter Docter ya tiene sus queveres con el Oscar (Up: Una Aventura de Altura) y digamos  que también tiene una nutrida experiencia en el cine de animación por lo que no parecía necesitar ayuda, sin embargo se hace acompañar como codirector por el filipino multifuncional de amplio currículo Rolando del Carmen, dando como resultado una dirección de altas calificaciones. Docter y Del Carmen agregan dos colaboradores más para el guion, Meg LeFauve y  Josh Cooley. El señor de la batuta musical es ni más ni menos que el multipremiado Michael Giacchino (aquí hay muchos multis ya sé), de los técnicos de animación no voy a decir nada excepto que son Pixar, proceda a sacar sus deducciones.

Docter transforma su experiencia como padre en los cimientos de la historia, ya que el personaje de  Riley está basado en su hija Elie y sus cambios emocionales. Si Interestelar fue una de las películas de ciencia ficción espacial mejor documentada por haber incluido no sólo en la nómina, sino como productor de la película a uno de los más destacados astrofísicos del mundo (aunque no le sirvió de mucho), Inside out se sumerge en las neurociencias con todo el peso del equipo de psicólogos que participaron en ella. Sin darnos cuenta, mejor dicho, inconscientemente estaremos a merced de los sueños, del pensamiento abstracto, de los amigos imaginarios y las memorias que son el pilar de nuestra personalidad. Podemos ver desbarrancarse al tren del pensamiento mientras reflexionamos sobre cuál de los personajes domina en nuestra mente. Conforme avanza la película  puede caer en cuenta de que está pensando en su forma de pensar, de actuar  y en las razones de vida que lo pusieron en donde está ahora.

¿En verdad es una película para niños?, porque eso de ponerle brillantes colores y unos gráficos impresionantes a las bases del comportamiento humano no es necesariamente cosa de niños. Yo no apostaría la vida en decir que los niños se van a enloquecer con ella, pero sí me atrevo a decir que no habrá adulto que no salga raspado, aunque sea un arañazo a sus fibras más sensibles, que puede resultar desde una temblorosa lagrimita a un llanto inconsolable para los del subconsciente más abollado.

¿Cuál es el papel de los niños en esta cinta? Bueno, no digo que no reciban información de utilidad, ojalá todos entendieran aunque sea un poco de toda esa carga psicológica, les ahorraría muchas horas de terapia, pero se pueden entretener a lo largo de la película encontrando los detalles que la unen con producciones anteriores de Pixar, como Toy Story,  A Bugs life’s o Ratatouille.

Al ver los pasillos del pensamiento me acordé de la Sala de las Profecías en Harry Potter, sólo que aquí las esferas de brillantes colores ganan por mucho a las oscuras y frías. Todas esas estanterías llenas de recuerdos se levantan de la nada como los muros que forman ciudades en Inception (El origen), sin perder esa sensación de estar viviendo dentro del caos. Todo esto pasa mientras suena la música de Giacchino que bien se podría agregar a una playlist bajo el título: música relajante para psicoanálisis, dejando fuera a Sweet Emotion de Aerosmith.

Intensamente nos regala un viaje a bordo del tren del pensamiento, lo que la convierte en una road movie emocional que hará parada en los mundos que dan soporte a nuestra vida.  Durante el viaje seremos conscientes de que encontrar el equilibrio emocional no requiere la jerarquía de ninguno de los personajes de la película, pero nos daremos cuenta que nuestros potenciales alcanzan sus máximos niveles cuando trabaja cada uno en su justa medida.

La vida está hecha de momentos hoy más que nunca lo puedo asegurar, no siempre la alegría estará presente en todos, pero eso no hará que la vida pierda su valor. Las emociones nos traicionan muchas veces, es como si no se pusieran de acuerdo y jalara cada una por su lado, pese a eso no hay peor catástrofe que quedar ajenos a vivir intensamente.




Recomendaciones:

No llegue tarde porque el corto previo es maravilloso, creo que en ese pequeño momento se  nota más la destreza de los técnicos de animación de Pixar que en el resto de la película.

No le levante de su asiento hasta que pueda entender cómo funciona la mente de una maestra, de un chófer o de un gato.

No se distraiga, vaya preparado para abrir su mente, pero sobre todo vaya preparado a recordar los momentos que hicieron de usted lo que es ahora.




No hay comentarios:

Publicar un comentario