sábado, 25 de abril de 2015

Un Corazón Normal

Digamos no a la Homofobia


“Larry Kramer Nos viene a recordar con Un Corazón Normal, la increíble vulnerabilidad de los seres humanos y el aterrador desapego y desinterés que guardamos los unos por los otros, porque… ¿En qué momento pierde su humanidad un campesino francés portador de la Peste? ¿Cuándo una mujer china, infectada de Gripe Aviar, se convierte en mi enemiga? ¿Cuándo deja de ser menos que yo, otro infectado de Sida?”
Carlos Pascual

Un Corazón Normal llega por fin a Guadalajara, han pasado 30 años desde su estreno, y se sigue abriendo camino contra viento y marea, aún con todos los reconocimientos y premios que ha recibido. Una obra biográfica  situada en un momento histórico: la crisis que se desató en Nueva York por la epidemia de Sida en los años ochenta.

Con la dirección de Ricardo Ramírez Carnero un elenco extraordinario da vida a los personajes que estremecerán tu corazón si tienes la oportunidad de presenciar esta obra. Hernán Mendoza, Pilar Boliver, Juan Ríos, Horacio Villalobos, Axel Ricco, Pedro Mira, Carlos Guerra, Miguel Conde y Aldo Gallardo.

El autor de la obra fue testigo de la propagación de la epidemia de Sida en la década de los 80’s, uno de los fundadores de Gay Men's Health Crisis (GMHC), una organización que brinda ayuda a personas con esta enfermedad hasta el día de hoy, muchos de sus amigos murieron en esos días, también participó con la fundación de AIDS Coalition to Unleash Power (ACT UP). Estas fundaciones han marcado un cambio en las políticas de sanidad en los Estados Unidos. También es autor de libros como Reports from the Holocaust, The making of an AIDS activist, The tragedy of today's gays y Faggots.

Con estos antecedentes sobre su autor les quiero dar a entender el tamaño del corazón de esta obra. Es una obra de lucha más que de protesta, aunque nos habla cosas que pasaron muchos años atrás, la homofobia sigue imperando en nuestra sociedad y cada sede en donde la obra se presenta va a levantar polémica, sobre todo en las ciudades del interior del país, como desgraciadamente fue el caso de Guadalajara  donde censuraron los carteles publicitarios.

Los que tuvimos la suerte de presenciar esta puesta en escena podemos atestiguar sobre la calidad de la misma. Los actores extraordinarios, todos muy bien, aunque reconozco que el trabajo de Hernán Mendoza y Pilar Boliver merece mención aparte. La obra es fuerte porque se requiere de mucha fuerza para mover las emociones, no pude percatarme de cada uno de los asistentes, pero la vecina de al lado y yo estábamos a lágrima tendida. La ovación al final fue de pie y por varios minutos, así que supongo que todos nos quedamos con el corazón en la mano.
Horacio Villalobos con el resto del elenco presentaron un cartel en donde piden “Digamos no a la homofobia” con la imagen que fue censurada en Guadalajara gracias al movimiento en redes sociales de las mamás que justificaron su acción diciendo ¿cómo les vamos a explicar a nuestros hijos?”.

Villalobos recibió de manos de Pavel Cortés  y Pepe Ruiloba representantes del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, sección Premio Maguey, el Premio Queer Icon 2015, que no pudo recoger en la pasada entrega del festival. Horacio Villalobos agradeció su premio y lo dedicó justamente a esas mamás que censuraron la obra, por ellas pidió para que encuentren la manera de explicar a sus hijos como los seres humanos son libres de amarse sin importar el género. La semilla de la intolerancia no se debe sembrar en las nuevas generaciones.
Un Corazón Normal, aunque habla de un periodo entre 1981 y 1984, no tiene tiempo, porque desgraciadamente la intolerancia sigue vigente en todo el mundo, cualquiera de los personajes puede ser parte de nuestras vidas, a estas alturas del siglo XXI hay muchos homosexuales de closet por miedo al rechazo de la sociedad y su propia familia. Para cambiar esto el mensaje debe ser fuerte y claro: La lucha es contra la enfermedad (Sida) y no contra quien la padece.

“El amor se respeta” decía fervientemente la mamá de un amigo, no importa la presentación en la que venga, porque la libertad de amar y el derecho a ser respetados  lo tenemos todos. No deje pasar la oportunidad de escuchar el mensaje directamente de los protagonistas, espero que Un Corazón Normal tenga la valentía para volver a tierras tapatías y más personas aprovechen la oportunidad de ver una obra de este tamaño, de esta fuerza y de este corazón. 





Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

No hay comentarios:

Publicar un comentario