sábado, 28 de febrero de 2015

La Visita

La Visita
Mauricio López Fernández


Llegó la edición número 30 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara y dentro de la Selección Oficial de las candidatas al Premio Maguey bajo el lema: “Dualidades, diverso y similar”, se encuentra la película La visita (Chile/Argentina) opera prima del chileno Mauricio López Fernández.

En esta película Mauricio López nos presenta la historia de Felipe interpretado por la actriz transgénero Daniela Vega quien regresa a casa para el funeral de su padre convertido en Elena. Su madre (Rosa Ramírez) la recibe decepcionada, Teresa la señora de la casa (Claudia Cantero), disimula su sorpresa y aparenta naturalidad ante el hecho. Todos los miembros de la familia muestran una reacción pero no dicen nada.


Una película silenciosa se podría decir, la falta de musicalización recalca este hecho. La sociedad chilena sigue hermética a la diversidad sexual, antes de dialogar al respecto disimula, guarda las apariencias y reprocha en silencio. En La Visita además de mostrar la postura ultra conservadora de la sociedad chilena en cuestiones de diversidad sexual, también se asoman la infidelidad y las posturas machistas.

Un detalle que llama mucho la atención es el personaje del más pequeño de la casa un niño que funge solamente como observador, dentro de su mirada inocente parece cuestionarse todo aquello que los adultos esconden.

La fotografía está muy bien llevada, imprime belleza a cada escena en donde las miradas de los actores dicen mucho más que sus palabras, este hecho puede hacer que la película se sienta un poco lenta, pero a mí me pareció que la película invita a reflexionar ante la reacción de cada miembro de la familia, sin distraerte con sonidos o diálogos intensos.


Mauricio López se dio a la tarea de hacer un retrato de su propia vida dentro de la cerrada sociedad chilena, se apoyó de grandes actrices que aunque pudieran parecer desperdiciadas en escena, como es el caso de Carmen Barros, traen su propia personalidad y postura ante la diversidad como un regalo al film.

Una película muy íntima, muy personal. Una invitación a mirar nuestro propio entorno en una sociedad, que como la sociedad chilena, todavía se cuida mucho de las apariencias.





No hay comentarios:

Publicar un comentario