miércoles, 31 de diciembre de 2014

La Noche de los Rábanos. Oaxaca, México

La Noche de los Rábanos

Diciembre  es el mes de las celebraciones y los mexicanos somos expertos en celebrar, la creatividad siempre ha sido parte de nuestra esencia  y hasta puedo decir que se ha convertido en un método de supervivencia para muchos de nosotros. Desde hace más de un siglo la Noche de los Rábanos es parte de las celebraciones navideñas en Oaxaca, no sé qué fue primero si los artesanos o los agricultores, pero en este día se convierten en uno solo para brindar un espectáculo único en el mundo.

El 23 de diciembre de 1897 fue la primera vez que se llevó a cabo esta exposición en lo que anteriormente era la plaza del Marqués o plaza de Armas y que hoy se conoce como el Jardín de la Constitución, aunque creo que la mayoría de la gente la identifica como La plaza de los rábanos.

Los evangelizadores,  frailes dominicos para ser exactos,  enseñaron a los grupos étnicos zapotecos y mixtecos el cultivo de las flores y hortalizas. Estos agricultores comenzaron a decorar sus puestos en la plaza con flores de colifor y otras hortalizas con la idea de hacerlos más llamativos a la vista, y así poder vender más. Siendo presidente municipal Don Francisco Vasconcelos Flores,  se organizó la primera exposición en la que los horticultores presentaron sus diseños labrados en rábanos. Sus diseños iban desde representaciones navideñas, danzas y animales hasta la representación de celebridades y maquetas enteras.

Esta feria no sólo resultó ser un bello atractivo turístico, sino que también estimuló el progreso de la floricultura y la horticultura en la región; desde entonces estos agricultores se empeñan en lograr las mejores cosechas y claro, en hacer los mejores diseños. Los rábanos son la base principal de estas creaciones, utilizan las cuatro variedades conocidas: el cambray, el criollo, el chihuahueño y el extranjero; Unos más grandes, unos más gruesos, unos más blancos pero todos tendrán cabida en la imaginación del artesano que les dará una nueva forma.

Nada hay más maravilloso que la vida, y la abundancia es una representación de la vida misma. Cultivar pensando en la belleza de esta fiesta es una manera de bendecir las cosechas. Cada figura es una manera de decir gracias a la tierra por los frutos recibidos.

Oaxaca es un estado maravilloso, lleno de tradiciones, cultura, arqueología y bellezas naturales. Su comida es legendaria y exótica, un pueblo creativo, sede de grandes fiestas como la  Guelaguetza. Entre música, colorido y mezcal, los rábanos oaxaqueños se ganan un lugar en las fiestas populares mexicanas.






Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

3 comentarios:

  1. Es impresionante la belleza de estas figuras y que estén realizadas con rábanos. Soy de México, pero de Guanajuato, nunca había escuchado de esta festividad pero espero algún día llegar a verla. Saludos! y gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi también fue un descubrimiento y me encantó, yo también estoy muriendo por verla! =D Gracias por tu comentario. Saludos!

      Eliminar
    2. Es increíble que siendo mexicanos desconozcamos éstas celebraciones. Muy bonita publicación.

      Eliminar