jueves, 18 de diciembre de 2014

El Apostador

El Apostador
(The Gambler)



Dentro del mundo del cine hay muchos temas complicados  que no dejan de ser un reto para los realizadores, entre esos temas están las películas biográficas o Biopics  y los refritos o Remakes. Entre estos dos tipos de películas creo que el remake es más complicado aún, sobre todo cuando la película original fue muy buena. El Apostador es un remake de la película de 1974 dirigida por Karel Reisz y protagonizada por James Caan, en el 2014 Rupert Wyatt entra al reto de traer de nuevo a la vida al profesor de literatura adicto al juego ahora protagonizado por Mark Wahlberg.

Jim Bennett (Mark Wahlberg) es un profesor de literatura con problemas de ludopatía, esta adicción lo llevará a enrolarse con un grupo de mafiosos, Frank (John Goodman) y Neville  (Michael K. Williams). Su madre Roberta (Jessica Lange) se negará a seguir apoyando económicamente a su hijo descarrilado. Algunos de sus alumnos  Dexter (Emory Cohen), Amy (Brie Larson) y Lamar (Anthony Kelley) entraran al juego de escapar de la mafia junto con él.



Seguramente esta será una de esas películas que dividen a la crítica, entre los que la aman y la odian. Wahlberg se adueña de la película inmediatamente con un papel muy intenso, tuvo una notoria pérdida de peso comparado su personaje anterior en Transformes La Era de la Extinción, pero dudo que esos treinta kilos menos le alcancen para llevarse un Oscar. Su actuación es muy buena, la lleva a un ritmo muy acelerado, llevará a punto de quiebra a los amantes del juego y a los que no lo son también. John Goodman fue capaz de compartir con Wahlberg la intensidad del personaje, porque en esta ocasión Jessica Lange se quedó corta.

Algo que verdaderamente está de aplaudirse es la música y la manera en que fue integrada al film, Jon Brion y Theo Green lograron convertir a la banda sonora en otro personaje. Rupert Wyatt llevó al límite a las emociones a través del Blackjack. Acelerada es la palabra que podría describir a esta película, tanto que le da trabajo frenar al final de la misma.



El Apostador es una película para verse, de eso no hay duda, es una película que se puede disfrutar. Si usted es de los que vio la versión original tendrá oportunidad de comparar y si no la vio pues que mejor, porque le podría apostar que sentirá que el alma se le va cuando el Profesor Bennett pida la tercera carta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario