jueves, 13 de noviembre de 2014

Interestelar, el proyecto personal de Christopher Nolan

Interestellar

Christopher Nolan




Llegó el momento de poner mi granito de arena a la controversia y mi punto es a favor del trabajo de Christopher Nolan en Interestelar. Yo no soy amante de las películas de ciencia ficción cuando el tema es el espacio, pero el avance en la tecnología de los efectos especiales les han dado un nuevo atractivo para mí, las imágenes que se consiguen son espectaculares y eso en una buena sala de cine me puede hacer babear, así que más por ese placer fue que finalmente decidí ver la película, claro que el currículum de Nolan tuvo mucho que ver para convencerme de estar tanto tiempo en una sala viendo al infinito…y más allá.

Sin dar muchas explicaciones Nolan nos presenta un planeta Tierra en vete tú a saber qué año, pero está a punto de la extinción. El maíz parece ser lo único cultivable (me hubiera gustado saber específicamente por qué) y ahora todo el mundo se dedica a la agricultura, los agricultores son los que mantienen al planeta con vida.


Cooper (Matthew McConaughey) es un viudo ex piloto de la NASA que ahora se dedica a la agricultura, vive con su suegro Donald (John Lithgow) y sus dos hijos Murph (Mackenzie Foy / Jessica Chastain / Ellen Burstyn) y Tom (Timothée Chalamet / Casey Affleck). Cooper sobrelleva una vida sin muchas expectativas y sin mucho que ofrecer al futuro de sus hijos, tiene una especial conexión con su hija Murph con la que comparte sus inquietudes científicas y quien le refiere extraños sucesos que pasan en su habitación, mismos que ella le adjudica a un “fantasma”. Entre los dos descubren que hay un efecto raro de la gravedad en ese punto y tras descifrar un código llegan a una base secreta de la Nasa.

En la base conoce a Amelia (Anne Hathaway) hija de un antiguo Profesor de física, Brant (Michael Caine), quien lo convence de ser el piloto de la nave que los llevará a buscar un nuevo planeta en donde sembrar nuevamente a la humanidad porque la Tierra colapsará irremediablemente. Desgraciadamente, y usted lo debe de saber muy bien, uno no puede ir al espacio y decir al rato regreso, la relatividad entre el tiempo y el espacio harán de las suyas, así que mientras para Cooper será un viaje de unos días, en la Tierra podrán pasar muchos años.



Problema número uno de la película: no vaya a verla sin un diccionario de astro-física/español, español/astro-física, o mejor aún, invite al elenco de Big Bang Theory a ver la película con usted y tendrá traducción simultánea. Ya hablando en serio, una pequeña leída a la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein, así por encimita nada más, no es necesario ir más allá de Wikipedia, le hará más fácil entender las diferentes secuencias de tiempo de la película.

Según el mismo Nolan, Interestelar es un gusto personal, que nació de su fascinación por Odisea del Espacio (2001), olvídese de Cosmos, de Contacto y sobre todo de Gravedad de Cuarón, porque en ningún momento es una copia de alguna de ellas. El proyecto de Interestelar estuvo en manos de Spielberg desde el año 2006 que fue cuando Nolan se topó con él. Su pasión lo llevó a adueñarse de la historia y a trabajar en ella de la manera más profesional posible, por lo que integró de lleno al proyecto al físico teórico Kip Thorne, quien no sólo dio la asesoría científica a este proyecto sino que es productor de la cinta.



Thorpe no es ningún hijo de vecino, tiene una teoría conocida como Puente de Einstein-Rosen en donde establece la existencia de los agujeros de espacio temporal, osea, esos agujeros de gusano por los que se puede viajar por el tiempo y el espacio. Sin hacer menos a Cuarón con Gravedad, Interestellar está científicamente bien cimentada, no hay errores en su planteamiento y esto lo avala la comunidad científica, Neil deGrasse Tyson el físico conductor del programa Cosmos le ha dado su bendición y mira que no a cualquiera se la da.

En 'Interestelar' la curvatura del espacio de Einstein se experimenta como en ningún otro filme".
Neil deGrasse Tyson "Cosmos"       

Segundo problema de la película: darle el lado emotivo a la película. Con tanta ciencia de por medio es algo complicado, además la lista de personajes era muy larga, así que Nolan (como buen científico) le quita totalmente el lado divino y deja al amor como el motor que nos lleva a surcar el espacio para salvar a los seres que amamos. ¿Ligeramente cursi? Sí. Pero no llega a ser melodramático tampoco, la cosa es que si la película ya era bastante larga, meterse en cosas del corazón la hubiera hecho mucho más larga.


Las actuaciones son buenas a secas, el elenco es maravilloso y enorme, cosa que se nota más aún cuando la película gira la mayor parte del tiempo en dos o tres de ellos, muchos grandes actores estuvieron limitados en sus participaciones pero supongo que están ahí porque había que justificar 165 millones de dólares que costó la película.

En cuanto a los efectos especiales ¿qué les puedo decir? ¡Son maravillosos! Nolan es un genio para eso, aunque en la fotografía no va a desbancar a Emmanuel Lubezki, la película es visualmente muy agradable. Musicalmente hablando coincido con la mayoría de los críticos, Hans Zimmer no lució lo que generalmente suele lucir, creo que para este tipo de películas  se necesita un poco más de “majestuosidad” así como la de John Williams, pero bueno, eso es mucho pedir de mi parte.



La ciencia se devora la película, se puede decir que es la protagonista y todo el despliegue de tecnología, el guión, las actuaciones y todo lo demás giró alrededor de ella. A mí en lo personal me gustó mucho, no se me hizo larga para nada y tampoco me pareció fría. El tema es complicado y creo que eso puede ofuscar mucho a los espectadores; por mi trabajo estoy ligeramente familiarizada con algunas de las cuestiones físicas de la película así que esto seguramente me ayudó a no romperme la cabeza sacando cuentas y me permitió verla de manera más relajada.


Nolan hizo un millonario proyecto familiar. Nolan es Nolan y se puede dar el lujo de hacerlo, compartió el guión con su hermano, su esposa es la productora y metió a la nómina a uno de los físicos más reconocidos del mundo. Actores taquilleros, actores hermosos, actores jóvenes y actores consagrados. Un gran músico y lo mejor de los efectos especiales hicieron una muy buena mezcla, el problema es que pocos la entendieron. No sean muy duros con ella pero no dejen de verla en una buena sala de cine, la versión IMAX le viene perfecto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario