miércoles, 22 de octubre de 2014

Stockholm. La oscura verdad a la luz del día

Estocolmo

(Stockholm)

Rodrigo Sorogoyen



Stockholm es definitivamente una película que va de menos a más, no sé si el director hizo esto con toda la intención, pero justo cuando pensé en acomodarme en la butaca para quedarme dormida se hizo la luz.

Un tema que cada vez se está haciendo más viejo y que muchas veces se ha puesto en el cine, pero Sorongoyen lo expuso de una manera muy interesante, así tal cual, lo trajo de la oscuridad a la luz, la historia de una noche se lee diferente durante el día.

El efecto de las relaciones de una noche por lo general tienen dos versiones, la de él y la de ella, y más cuando hay un juego de “cacería” previo. La historia comienza como han comenzado miles, una noche en un bar de moda, muchos jóvenes con diferentes historias a rastras y sin el tiempo necesario para explorar esas historias, se lanzan con todo a la conquista, algunos quieren el “acostón” de una noche otros tienen la esperanza de encontrar el amor.

Dos protagonistas, él (Javier Pereira) y ella (Aura Garrido) jóvenes y bellos a cual más, la atracción es mutua pero  ella hará lo posible por mantenerse al margen de lo que al parecer ya le ha pasado antes y él hará circo, maroma y teatro por meter a esta belleza a su cama sin importar la manera en que esto le puede afectar.

Cuando los personajes son pocos  los diálogos son los que sostienen la intensidad de la película, confieso que llegó un momento en que los diálogos de los chicos me hartaron, aunque mucho tiene que ver que son eso…diálogos de chicos ligando. Javier Pereira hace gala de su carisma y su simpatía para convencer a la chica que está enamorado de ella, es amor a primera vista y no quiere saber nunca más de nadie que no sea ella. Aura Garrido necesitará de toda su fuerza de voluntad para mantener al margen al apuesto galán, porque en el fondo sabe que sus intenciones son otras. Un largo estira y afloja dentro de imágenes simples y bellas, me pudo encantar la música de Rossini para adornar la persecución del tigre a su presa, esta escena es extraordinaria y viene a dar cierre a la primera parte de la película…la noche.

Sorongoyen en verdad quiso marcar esta diferencia, cambia las escenas sombrías a escenas brillantes de luz casi cegadora para hacer de marco a la cruda realidad de amanecer con un extraño (a). Se acabó el encanto, se acabó la conquista y ahora ¿cómo me deshago de ti? ¿Te ha pasado? Seguramente no. El ambiente, los personajes y la historia es otra a la luz del día, habrá que dar reversa a los diálogos de la noche anterior y el juego de preguntas y respuestas ya no será tan divertido. El final es un tanto cuanto anunciado, pero hace un buen cierre para la película.

Estocolmo tiene el Goya al mejor Director Novel y a la mejor actuación femenina, Aura Garrido está extraordinaria en la cinta así que creo que fue muy merecido. La música es muy buena y la fotografía también, si logras superar la primera parte disfrutarás mucho la segunda, es una película que merece la oportunidad de apreciarla por las dos caras.




No hay comentarios:

Publicar un comentario