miércoles, 15 de octubre de 2014

Manto Acuífero

Manto Acuífero

Michael Rowe



El Cineforo de la Universidad de Guadalajara se convierte una vez más en una extensión de la Cineteca Nacional, en esta ocasión para proyectar las películas del 34 Foro Internacional de la Cineteca. Las películas seleccionadas se presentarán del 11 de Octubre al 5 de Noviembre, dándole un espacio de dos días a cada una.

La selección de películas es muy interesante, hay algunas que ya tienen varios premios en su haber y sin hacer menos a ninguna me gustaría llamar su atención a las cintas que participan por México que son: Manto Acuífero de Michael Rowe y Eco de la Montaña de Nicolás Echevarría. También mi especial recomendación va para Ciencias Naturales de Matías Lucchesi, Mejor película Iberoamericana en FICG29 y para Borgman de Alex Van Warmedam.

Michael Rowe presenta la segunda parte de su trilogía de la soledad que comenzó con Año bisiesto, en esta ocasión la protagonista es Carolina (Zaili Sofía Macías)  una niña que está pasando por la reciente separación de sus padres y que se muda junto con su mamá (Tania Arredondo) y Felipe (Arnoldo Picazzo) su nueva pareja. Carolina extraña a su padre y no recibe muchas explicaciones por su ausencia, vive una lucha interna y en silencio; se refugia en el patio trasero de la casa entre insectos y animales, dentro de un pozo ella va creando un mundo aparte.

Teniendo como base un cuento de Tim Winton, Rowe plasma de una manera simple y silenciosa la complejidad de las relaciones humanas, los niños pueden reaccionar de una manera intensa a lo que los adultos quieren banalizar, el hacer como que no pasa nada y vivir en la idea de tener todo controlado es algo de lo que Carolina se aleja, se fuga a lo prohibido y desde su trinchera vive una rebelión.
Una película de pocas palabras y muchas imágenes que gira en torno a la actuación de esta niña de 8 años. Las escenas pueden retratar cualquier casa al azar en nuestro país, pláticas vacías y convivencias forzadas dentro de una armonía forzada alrededor del televisor o  maquillada a los ojos del vecino.

Diego García  hace un trabajo excelente con la fotografía y nos entregará en maravillosos ángulos el mundo en el que Carolina vive. Manto Acuático es una película fuerte que tal vez nos haga sentir incómodos, mirar dentro de la psique de un niño no es asomarse precisamente a un cuento de hadas, la inocencia tiene su límite y todas las presiones encontrarán una fuga en algún punto, Carolina sencillamente llegó al suyo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario