martes, 2 de septiembre de 2014

Guten Tag Ramón

Guten Tag, Ramón

Jorge Ramírez Suárez


 

Un momento muy agradable resultó el ver esta película, muy buenas críticas le han dado y son pocos a los que les desagrada. A mí me gustaría ser imparcial, creo que es una película linda, muy linda y muy bien lograda, pero tampoco está como para rasgarse las vestiduras por ella porque  así que tu digas "qué bruto que peliculón" No. Pero tiene muchas cosas buenas. No tengo en la mano los argumentos del Director Jorge Ramírez para saber qué era exactamente lo que pretendía al hacer esta película, yo puedo distinguir un puñado de temas revueltos sin dar énfasis a uno en particular, no es drama, no es comedia, no la puedo encasillar en un género.

Ramón Castro (Kristyan Ferrer) es un joven que vive en un pequeño pueblo en Durango en donde parece que la vida no tiene opciones (así como muchos en México), muchos intentos fallidos ha tenido en su intento por cruzar la frontera hacia Estados Unidos, pero tal parece que Ramón está muy “salado” porque no lo consigue. Ante la presión de su abuela (Adriana Barraza) sigue buscando una opción que le permita traer un poco de bienestar para ella y su madre (Arcelia Ramírez). Su amigo lo anima a migrar a Alemania en donde tiene un tía que podría ayudarle, le dice que todo allá es mucho más fácil y logra engancharlo con un punto en particular: “Allá no hay migra”.

De una manera sorprendentemente fácil Ramón llega a Alemania y siguiendo al pie de la letra las instrucciones que le dieron logra llegar a  Wiesbaden, pero es ahí en donde se empiezan a complicar las cosas al no encontrar a la famosa tía. La ignorancia del idioma parece ser su único pero gigantesco obstáculo. Hasta que conoce a Ruth (Ingeborg Schöner) una alemana retirada que se encargará ayudar a Ramón.

Guten Tag Ramón  pudo haber tratado el lado obscuro de las cosas de manera más profunda, pero no lo hace y no lo hace porque seguramente no era esa la intención. Muchas películas y documentales hay sobre la pesadilla que puede ser cruzar la frontera con Estados Unidos de manera ilegal, otros tantos sobre la influencia del narcotráfico en nuestros jóvenes que lo ven como la única opción para sobrevivir. Esta es la temática de éste lado de la frontera, pero Alemania sólo es otro país, no es el paraíso, así que también de su lado de la frontera tiene que lidiar con sus propios problemas, la sombra del nazismo no podrán quitársela nunca, así como la fama de ser un país frío, no sólo de clima sino de gente.
Todos estos temas desfilan por la película, tal vez con la intención de hacernos notar que aún con todo esto girando a nuestro alrededor es posible comulgar con las emociones, es posible encontrar nobleza y bondad en un extraño. De manera que para ser una película ligera creo que está muy bien llevada. Las actuaciones son muy buenas, particularmente las de Kristyan Ferrer, Ingeborg Schöner y Adriana Barraza que dan cara al miedo, a la soledad, la culpa y  la desesperación.


Está muy lejos de ser una película cruda, ni siquiera llega a ser totalmente sentimental porque los toques de humor te desvían de derramar una lágrima. Es una muy buena película mexicana para los mexicanos, no creo que un extranjero la pueda valorar así, cada país tendría que hacerse su propia película, porque somos muchos los que nos podemos identificar con la añoranza de estar lejos de nuestro país y con la dicha de toparnos con un pedacito de México a más de un océano de distancia. La esencia de los mexicanos nos alcanza siempre con la comida, el tequila y desde luego, con la música.

Más que un intercambio cultural o de ofrecer una nueva opción para los indocumentados (porque definitivamente Alemania no es una opción) Guten Tag Ramón en un intercambio de sentimientos y emociones que no requieren de palabras para hacerse sentir. Una bella película mexicana para recordar...no para pasar a la posteridad por los siglos de los siglos amén, pero sí del tipo de películas ligeras que me encantaría ver más seguido por las salas de cine.



No hay comentarios:

Publicar un comentario