jueves, 24 de julio de 2014

Clint Eastwood ataca de nuevo

Jersey Boys

Persiguiendo la música




Clint Eastwood está de regreso y viene a colgar un éxito más en su carrera como director de cine.  Esta vez Eastwood se interesó en llevar a la pantalla un musical que es parte importante de la historia de la música en Estados Unidos, ya que se dice que The Four Seasons en algún momento fue considerada la segunda agrupación más popular del mundo, sólo después de The Beatles.

Aunque la película está basada en un musical no es un musical, así que si usted no es amante de los musicales y no se ha decidido a ver esta película por temor a que se la platiquen cantando, pues no tenga pendiente porque no es así. Para mí es muy parecida en el estilo de Johnny y June, que interpretaron muy exitosamente Joaquín Phoenix y Reese Witherspoon. Muchas canciones pero la historia es en diálogos.

No hay mucho que explicar sobre la trama porque ya sabemos que es la historia de la agrupación The Four Seasons y particularmente de su vocalista Frankie Valli. Este grupo que emerge del corazón del barrio bravo de New Jersey forjado en los principios propios de este vecindario en los años cincuenta, en donde la mafia desfilaba todo su poderío.

Con elenco principalmente joven,  Eastwood le da el papel de Fankie Valli al único capaz de poder llevarlo, John Lloyd Young que es quien da vida a Valli en el famoso musical y por el que ha sido ganador de un premio Tony como mejor actor, siendo el primer actor en ganarlo por una obra musical. Del show que se presenta en San Francisco se trajo se trajo a Michael Lomenda para el papel de Nick Massi. Erich Bergen también sale de la obra de teatro para interpretar a Bob Gaudio quien fuera el compositor del grupo y por último Vincent Piazza actor de televisión da vida al carismático Tommy DeVito.

Entre los actores que dan soporte a estos chicos están Christopher Walken interpretando a Gyp DeCarlo y Mike Doyle interpretando al productor Bob Crewe, los dos están  fantásticos en su papel; otro chico que lo hace muy bien es Joseph Russo que le da vida nada menos que  a Joe Pesci, otra celebridad salida de New Jersey.

Aunque la película es un poco larga no es cansada, los diálogos son muchos y bueno los actores de teatro lo recienten un poco, pero vuelven a brillar cuando cantan. El uso del narrador protagonista es un buen detalle, sobre todo para aquellos que se pierden en la historia.

Si hay algo que se plasma muy bien en la película, además del fenómeno musical que fueron estos chicos, es ese tipo de lealtad que ya no se ve, esa hermandad que se da entre los que no los une la sangre, pero si el barrio, ese “código de honor” inherente al vecindario.

Frankie Valli  tuvo una vida muy complicada y la reflejan como si realmente no hubiera disfrutado de la fama y la gloria. El trabajo lo absorbía y los problemas en casa eran muchos, desde el alcoholismo de su esposa, el distanciamiento de sus hijas y la eterna deuda que tuvo que pagar en nombre de su amigo. En la película se menciona la muerte de una de sus hijas por una sobredosis de drogas pero no mencionan que perdió a Celia, que era su hija adoptiva y muere al caer por una escalera de incendios sólo seis meses antes que su hija Francine.

¿Qué les puedo decir de la música? ¡Pues es fantástica! Aunque no fue mi época puedo decir que me puso nostálgica porque son canciones que siempre han estado ahí, pasando de un intérprete a otro, lo que las ha mantenido vivas, así que no se sorprenda si a media película se sorprende cantando a coro con los Jersey Boys.




No hay comentarios:

Publicar un comentario