jueves, 2 de febrero de 2017

Elle

Isabelle Huppert se lame los bigotes


Después de dejar atrás su etapa hollywoodense, aquella con la que catapultó a Sharon Stone a la posteridad junto con los sueños eróticos de los caballeros de, ahora, mediana edad; y posterior a despedirse del cine por una década, dejando el buen sabor de boca con 'La lista negra' en el 2006 como su último recuerdo (si omitimos a ‘Steekspel’), reaparece bajo los reflectores el neerlandés Paul Verhoeven para llevarse una ovación de pie.

Su largo descanso le permitió fraguar un triunfal regreso con un thriller psicológico, que Hollywood no pudo soportar, así que se cobija con la libertad moral que le ofrece el cine francés y entrega por primera vez  una cinta en esta lengua. ‘Elle’ (Elle: Abuso y seducción), protagonizada por Isabelle Huppert, un icono  de la filmografía francesa, se posiciona como una de las mejores películas del 2016.

Verhoeven se apoya en David Birke para desarrollar el guion basado en la novela ‘Oh…’ de Philippe Djian, con el que nos sumerge en la historia de Michèle, exitosa ejecutiva de una empresa de videojuegos, quien ha tratado de librarse de la condena de ser  hija de un famoso asesino, y quien sufre una violación dentro de su casa.

Si nos vamos un poquito a pensar en ‘Basic Instinct’ (Bajos instintos), que tal vez sea la película con la que más se  identifica al director (al menos de este lado del charco), caemos en cuenta que Verhoeven acostumbra  usar el sexo como un instrumento de violencia, y bueno, déjeme decirle que en esta ocasión fue mucho más lejos de los instintos básicos, tan lejos que ni siquiera la desinhibida Sharon Stone le quiso entrar al reto. La valentía necesaria para interpretar a Michèle, la encontró atinadamente en Isabelle Huppert.

La diva francesa, de frágil apariencia, se calzó de manera audaz al personaje, consiguiendo una de sus más fascinantes interpretaciones, sino es que la más fascinante de todas, y mire que no le conozco todo el repertorio, pero hace poco la vi en ‘Valley of Love’ junto a Gérard Depardieu y del cielo a la tierra la diferencia entre un personaje y otro.

Su familia, su círculo de amistades, el trabajo, el barrio, el mundo es sólo un escaparate para lucir el poderío de Michèle. Contrarresta su fragilidad física con un carácter más fuerte que un bunker antibombas. El holandés mimetiza a Huppert con un gato al que le hinca una contemplación indiferente y cínica propia de la realeza. La primera mirada a un acto tan atroz es a través del felino, quien parece sacudirse sin pendiente el incidente, pero maquila lentamente su venganza, sabiendo que más adelante podrá ronronear lamiéndose los bigotes.

Paul Verhoeven e Isabelle Huppert arman un torbellino de inteligencia y valentía, juntos son el vórtice en el giran todos los personajes, con la magistral gracia de no enredar una historia con otra, sino aportando toda su fuerza a la historia central. Verhoeven tira un primer plano y Huppert pestañea reponiéndose a la devastación, cambia a panorámico y ella se asoma sutilmente a la ventana, femenina, poderosa.

El resultado de eso es un huracán perturbador que raya en lo retorcido. Si se sorprende a sí mismo en estado de fascinación por esto ni se atormente, relájese y disfrútelo. Sacúdase la moralidad y acicálese cual felino infame con el final que brindan aquellos de los que ya no se esperaba mucho.







No hay comentarios:

Publicar un comentario