jueves, 13 de octubre de 2016

Inferno

La emoción de lo absurdo
Todavía recuerdo la locura desatada por la publicación del libro “El código Da Vinci” (2003), era cuestión de un par de días para leer de principio a fin la acelerada narrativa de Dan Brown. Un arsenal de datos históricos enhebrados unos con otros en esa búsqueda contrarreloj del Santo Grial.  Las reacciones no se hicieron esperar, al grado que la palabra “excomunión” se escuchó repetidamente, hasta que las aguas volvieron a su cauce.

El boom personal de Brown, sólo me alcanzó para llegar al segundo aire que le dieron a “Ángeles y demonios” (2000)  y las partículas aceleradas de curiosidad decayeron con “El símbolo perdido” (2009), el cual terminó de matarlas  antes de que apareciera  “Inferno” (2013).  Conclusión: No leí el último libro. Por fortuna Brown es como Arjona, si leíste uno, los leíste todos.

En esta ocasión el profesor Robert Langdon (Tom Hanks) despierta con amnesia y desorientado en un hospital de Florencia, después de sufrir un atentado contra su vida.  La Dra. Sienna Brooks (Felicity Jones) intenta explicarle qué es lo que sucedió, cuando llega una extraña mujer, Vayentha (Ana Ularu) tirando de balazos obligando a la Langdon y a Brooks a huir.

Ron Howard (“A Beautiful Mind”, “Apolo 13”) ya tiene una larga historia de romance con Tom Hanks, han trabajado juntos en muchas películas, además de las que precedieron a esta cinta de “La saga Da Vinci” (por llamarla de alguna manera), y aunque ha logrado unas adaptaciones aceptables de los libros de Brown, esto no significa forzosamente que sea algo bueno. Menos si tomamos en cuenta la opinión del crítico literario Marcelo Ricardo Moreno   quien califica a “Inferno” como: “La novela más absurda de todos los tiempos”.

Vuelvo a mencionar que no leí el libro, pero en efecto, la película resulta absurda por donde se vea, sin embargo consigue un efecto que no logro explicar, porque a pesar de lo absurda,  es entretenida y emocionante. Cuando me di cuenta de este hecho comencé a mirar a mí alrededor en la sala de cine, sólo para cerciorarme que no era la única sentada en el filo del asiento. Con disimulo llevé mi espalda de regreso al respaldo, pero la sensación de emoción en el ambiente nunca cesó. Pocos minutos después mi vecina de butaca también se inclinaba hacia adelante emocionada.

La fotografía de Salvatore Totino y las locaciones, la hacen visualmente atractiva. Si ha tenido la suerte de visitar ciudades como Florencia, Venecia y Estambul le darán unas ganas locas de regresar y verlas con otros ojos,  si no lo hecho, seguro ya las anotó para su futuro viaje.

En esta ocasión esa persecución de pistas y develación de misterios no será tan elaborada como en las entregas anteriores,  la genialidad de Langdon se puede ver disminuida con la de la doctora que lo acompaña, más cuando lo vemos imposibilitado para llamar por su nombre al líquido caliente, aromático de color oscuro que nos da energía por las mañanas y se pierde entre los nueve círculos del infierno de Dante, damos por un hecho que a la humanidad ya se la cargó el payaso.  

En la música Hans Zimmer salió tan mermado como Langon, al entregar una banda sonora reciclada y sin novedad. En el guion los baches, los giros y el salto mortal con triple maroma al frente se les fueron de las manos tanto a Brown como a  David Koepp.

Pero no se me desanime, pese a todo este choro aburridor que le estoy soltando “Inferno” no lo hará pasar un mal rato, las horas pasaran como si nada, el viaje resulta muy  ilustrativo como siempre, y tendremos un elenco bello e incluyente: Tom Hanks, Felicity Jones, Ben Foster, Irrfan Khan, Omar Sy, Sidse Babett Knudsen, Ana Ularu, Jon Donahue.

Tal vez usted no sea consiente, pero el final ya se lo sabe y pese a eso no dejará de pedir a Jesús, María y José por su salvación.  El fin de la humanidad es un mal necesario, la Peste que se requiere para purgar este mundo, será liberada en un empaque tan frágil que no sabrá si pedir una caja fuerte o un popote para contenerla. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario