lunes, 4 de agosto de 2014

Los Guardianes de la Galaxia

Guardians of the Galaxy

James Gumm



Creo que he dado con la mejor película del verano, sé que al verano le hacen falta un par  de semanas, pero el buen sabor de boca que me dejaron Guardianes de la Galaxia va a estar  difícil de superar, tal vez porque no esperaba tanto de la película. Siendo honestos el tráiler no le ayuda mucho y si a eso aunamos que no soy fan del comic y por lo tanto no sabía nada de este grupo de peculiares héroes intergalácticos pues iba literalmente en blanco.

El comic de  Guardianes de la Galaxia fue publicado  por Marvel Comics en 1969, osea, es más viejo que las Guerras de las Galaxias, así que ahórrese las comparaciones y mucho menos se atreva a decir que es “copia de…” porque lo van a linchar. Star Lord no es una copia irreverente de Han Solo ni Groot está copiando la elocuencia de Chewbacca así que más respeto.



Para los neófitos como yo les platico que la historia trata de un grupo de delincuentes espaciales que por obra y gracia del destino terminan trabajando juntos para salvar la galaxia. Entre los personajes hay todos los colores y todas las texturas, todos con sus razones para ser forajidos y para desconfiar de los demás emprenden la gran hazaña de trabajar en equipo.

Me voy a aventurar a decir que el guión es lo que hace a esta película maravillosa y divertida, rompe los momentos de drama con detalles tan simples que es inevitable reírse. Los personajes están geniales y a este momento ya se han convertido en inolvidables. Chris Pratt (Peter Quill o Star Lord) quedó perfecto en el papel, será difícil que se lo pueda quitar de encima, justo como le ha pasado a Zoe Saldana (Gamora) a quien parece que ya sólo vemos cambiar de color del azul al Verde porque vuelve a hacer de extraterrestre por segunda o tercera ocasión (ya perdí la cuenta) y a Dave Bautista (Drax) le vino perfecto ese efecto de rudo, dramático y despistado.


El electo de soporte es de primera línea sobresaliendo el pequeño espacio de Benicio del Toro como The Collector y el de Djimon Hounsou  como Korath. Tal vez en una próxima entrega les den más proyección a los personajes de Glenn Close  (Nova Prime) y John C. Reilly (Corpsman Dey).

La ausencia de la bella fisionomía de Bradley Cooper (Rocket) y Vin Diesel (Groot) queda perdonada con la personalidad que imprimen a sus palabras, el mapache definitivamente mueve toda la acción y el hombre tronco te puede enamorar con la distinta pronunciación que aplica al mismo diálogo… ¡los amé!


La música es fantástica, padrísimas todas las canciones, los 70’s estarán de regreso para las nuevas generaciones, ver a mi hijo bailando junto a mi Hooked on a Feeling y preguntarme por Footlose y Kevin Bacon me llevó a los cuernos de la luna. Por estos detalles ahora entiendo que los productores anunciaron la segunda entrega sin tener la respuesta del público de la primera, sencillamente le apostaron y apostaron bien.

Tal parece que ya desde el comic los Guardianes de la Galaxia están ligados a Thor, al Capitán América y a Los Vengadores así que estén pendientes de las piezas que llegarán a justificar una futura película con esta revoltura, como el ya famoso Tesseract o cubo cósmico que mi asesor en el mundo del comic (mi hijo) se encargó de señalarme.


James Gunn logró meter a los Guardianes de la Galaxia con el pie derecho a las grandes producciones cinematográficas del mundo del comic, con un despliegue grandioso de efectos especiales, un guión divertido en las voces de personajes fantásticos y una música “super cool”, si la dejan pasar se van a arrepentir.

p.d. Tiene final final así que no se salga de la sala hasta que terminen los créditos 







No hay comentarios:

Publicar un comentario