martes, 20 de diciembre de 2016

Efemérides por tu cumpleaños

Vilmita
Por alguna extraña razón que desconozco 1970 fue declarado como “un año normal”. ¿Qué carambas es un año normal?  La ONU declara al conglomerado de estos 365 días en el “Año Internacional de la Educación”. Mohammed Alí se retira definitivamente del boxeo. Paul McCartney anuncia su  separación de “The Beatles” en el mismo año que John Lennon estrena su álbum como solista.

1970 es el inicio de la década del amor libre.  Es la década que vio llegar  el fin de la Guerra de Vietnam,  donde entre rebeldías no se hablaba de otra cosa que no fuera amor y paz (y mota en algunos sectores de la población). Es la época de la música Disco, los zapatos de plataforma y los pantalones acampanados. Este año  puede ser  de todo, menos “normal”, y no podía cerrar sin antes hacer un espacio entre sus días para recibir a Vilma Aida Reyes Rosito, Vilmita, para todos los que la queremos.

Vilmita llegó a este mundo el mismo día que Peter Criss “The Cat”  el baterista de “Kiss”,  y Alan Parson, ese del “ojo en el cielo”. Un 20 de diciembre también apareció en el mundo  el cubano Eduardo Sánchez, director de “Blair Witch Project” con el que tal vez le encuentro un poco más de relación por aquello de andar filmando a la menor provocación.


Esta bella y orgullosa “Culichi”  celebraba su cumpleaños número 24 cuando el Sr. Serra Puche devalúa el peso de 3.50 a 6.50 por dólar, iniciando con ello la mayor crisis económica de nuestro país, la cual llega hasta el día hoy.  El en 2015, mientras ella soplaba las velitas del pastel  “Chabelo” decreta el fin de la era de su programa y Steve Harvey mete la pata hasta el fondo en el concurso de Miss Universo.

Vilmita está muy lejos de ser una persona  normal.  Nunca la vi desgarrarse las cuerdas vocales por Alí, pero sí lo hizo por Julio César Chavez, no en el ring, sino en Altata y para evitar que nos arrollara con su jet sky. Nunca ha sido muy buena para bailar, sea música Disco o lo que sea, pero tampoco se pierde la fiesta por eso. Lo más cerca que la he visto de la música de “The Beatles” es a través de Mafalda con quien comparte su filosofía y generación; sin embargo, no es precisamente con ella con quien tiene más cosas en común,  sino con Libertad, que como dato curioso (y apuesto que este no se lo sabe)  nació también en 1970.

Al igual que Libertad,  a Vilmita le gustan las personas simples y la limpieza, ama la cultura y las revoluciones sociales, odia las referencias a su nombre y a la gente complicada que le gusta dificultar las cosas sencillas. Intelectual, crítica, solidaria e incisiva, más que Mafalda. Su personalidad es incendiaria y proyecta ideas políticas en contra del sistema establecido abiertamente, pero sintiendo un poco de culpa, “acá a la sorda” como dice ella.



El 20 de diciembre de cada año se celebra el Día Internacional de la Solidaridad Humana, que es un día que le queda a la medida, porque, pese a todo, ella siempre estará ahí para las personas que quiere. 

Vilma comparte  década, año y día con infinidad de acontecimientos y celebridades, pero se vuelve única al estar parada frente a ti, y eso es un sentimiento común entre todos los que la conocen. Vilmita no podría perder la relación con algún escritor, y claro que ese escritor debía ser alguien simple pero extraordinario a la vez. Gonzalo Rojas bien pudo describir a mi mejor amiga como la “Orquídea en el gentío”.

Bonito el color del pelo de esta señorita, bonito el olor
a abeja de su zumbido, bonita la calle,
bonitos los pies de lujo bajo los dos
zapatos áureos, bonito el maquillaje
de las pestañas a las uñas, lo fluvial
de sus arterias espléndidas, bonita la physis
y la metaphysis de la ondulación, bonito el metro
setenta de la armazón, bonito el pacto
entre hueso y piel, bonito el volumen
de la madre que la urdió flexible y la
durmió esos nueve meses, bonito el ocio
animal que anda en ella.



No hay comentarios:

Publicar un comentario