lunes, 15 de septiembre de 2014

Te Robo una Frase 3a Edición

Este juego ha sido muy divertido para la tercera entrega se seleccionó la frase de Julia Navarro:

Hay momentos en la vida en los que la única manera de salvarse a uno mismo es muriendo o matando. —Dispara, yo ya estoy muerto.

Flores color escarlata



Hoy era uno de esos días raros, esos días en los que no sé de dónde me viene la tristeza, en los que el vacío me quita el sueño y no me deja dormir. Me paseo entre mis flores y no encuentro la paz que siempre me dan, hay algo que les falta, se ven sin vida, como yo. Mi cabeza da vueltas y vueltas ¡odio cuando hace eso! ¡Lo odio! Quiero que se detenga, que deje de vagar por ese sufrimiento. Quiero que se callen las voces, no las quiero escuchar… ¡Que se callen!

Odio los sonidos que vienen de mi interior ¿por qué están ahí esos ecos del infierno? Maldita conciencia me tiene hasta la madre, quiero que muera, quiero que se acabe de una vez.

Y, ¿si no es conciencia? ¿Será locura? No, yo no estoy loca, no puedo estar imaginando todo esto, claro que hay una estúpida voz gritando ahí ¿cómo podría torturarme mi propia creación? No, Las chicas lindas no enloquecen.

Locura definitivamente no es, claro que no, lo único que necesito es matar a alguien y ya, eso funcionó, aunque la última vez el efecto duró mucho menos. No importa, necesito unos días de paz, necesito silencio, eso es lo único que pido, que se callen esas voces de una vez. No sé cuántas veces tendré que matarlo hasta que se quede así, bien muerto. ¡Ya sé! Seguramente una vez no fue suficiente, ni dos, ni tres, tendré que matarlo por completo y para siempre; solamente me gustaría saber cuántos muertos necesito, digo, si los puedo matar a todos juntos que mejor, nunca me ha gustado hacer las cosas a medias, eso no es estar loca, eso es ser responsablemente organizada. Si, así.

El odio es cabrón, fui muy estúpida al pensar que se iría así nada más, tres muertes son pocas para tantos años abusos, si tengo que matar uno a uno todos los golpes que me dio lo voy a hacer, no me importa. ¡Maldito! Mil veces maldito, mil veces habrás de morir para que la paz vuelva a mi alma. Una por cada mentira, una por cada insulto, una por cada golpe, otra por el dolor de mi orgullo pisoteado y otras tantas más por cada día perdido en un calvario sin sentido.

Quisiera pintar mis flores color escarlata intenso, colorear de pasión mi dulzura, cambiar la blanca inocencia por el rojo de la vida. Todavía cierro los ojos y puedo ver ese color,  puedo sentir la suavidad y la tibieza de la sangre. Me gustó mirar esa expresión de desconcierto, esa demanda de un ¿por qué? Pero más me gustó sentir esa miel escurriendo por mis manos, ha sido un buen descanso, es más cálida y más reconfortante que un abrazo. Necesito que alguien me abrace, necesito sentir que alguien se funde en mis manos en chorros espesos de color brillante, que me diga que todo va a estar bien. Que no volverá, que no volverá ni el maldito eco de su recuerdo, que me diga… que me diga que estoy a salvo. Cierro los ojos y suspiro, nada más el pensar en eso me calma un poco. La esperanza es tibia, roja, espesa y hermosa, y yo puedo ser más cabrona que bonita, es difícil de imaginar pero sí, lo puedo ser.

No quiero llevarme las voces conmigo a donde voy, no puedo hacer nada, no puedo escuchar lo que pienso y necesito pensar. Piensa, piensa, piensa, sé que ya usé eso antes, fue demasiado fácil, en serio, casi me da risa de lo fácil que es, pero tengo que pensar y no cometer errores, no quiero que me agarren, me enfurezco de pensar en que me agarren, en que me castiguen a mí… ¡a mí! ¡Ah sí porque eso es lo que pasa! El tirano se puede pasear por la calle sin pendiente, pero cuando la víctima quiere hacer algo para volver a estar en paz es a la que agarran, ¡a esa! A la que se pasa de buena gente como yo.

No me van a agarrar, no pueden, no sabrían ni por dónde empezar, la red es enorme, infinita. Sólo necesito unas fotos lindas y ya, si fuera una foto sexy sería más rápido, pero aborrezco las fotos así, son denigrantes, aunque con una de esas podría tener tres oportunidades en un mismo día, comida, el café de la tarde y la copa de la noche; pero no, de cualquier forma no me da tiempo de ponerme mona entre uno y otro. ¡Ay si no fuera tan prudente! Ya me hubieran agarrado, mira que ya no tengo ni veinte, ni veinticinco, ni treinta, ni treinta y cinco, ya necesito un poquito más de esmero para lucir bien, así que dejaré la foto de la linda sonrisa, ese es mi mejor reflejo, no necesito ser alguien que no soy, no soy sexy, nunca lo he sido, pero soy linda, soy una ternurita inofensiva.

¡Arriba muñeca! Vaya que la motivación puede ser como un “shot” de adrenalina, un baño perfumado, un lindo vestido y maquillaje ligero. El “previous death” es tranquilizador, las voces no se han callado, pero definitivamente bajaron el volumen, saben que la salvación está cerca y me han dado una tregua. Comienzo a hilvanar un pensamiento con otro, mi mente comienza realmente a funcionar, qué curioso, hay momentos en la vida en los que la única manera de salvarse a uno mismo es muriendo o matando, ¿quién lo iba a pensar? Claro que yo no quiero morir ¡amo la vida! Me tengo que salvar a como dé lugar, siento un poco de pena por los que morirán, pero de algún modo se lo merecen, bola de viejos calientes jugando al match. En el grupo dijeron que la sanación es egoísta, hay que ponerse de primero para estar mejor, si yo estoy bien todo lo demás estará bien. Yo no lo dije, yo no lo inventé, ni siguiera estoy de acuerdo con eso, pero es momento de hacer caso al terapeuta.

La luz del monitor me ilumina la mirada, 35 mensajes en la bandeja, en serio que esto es muy fácil, los muy atrevidos no me sirven necesito alguien tierno como yo, quien sabe, tal  vez en otras circunstancias habríamos sido buena pareja, veamos…Brian54 Quiere conocerte

-¡Hola Brian54! ¡Te gustaría ir a tomar un café conmigo?

-¡Claro hermosa! ¿Te han dicho que tienes una linda sonrisa?

Mi sonrisa siempre es mi mejor arma, por cierto, ¿en dónde dejé mi cuchillo?






14 comentarios:

  1. Desconfiaré de las sonrisas bonitas, jajaja.Me ha encantado.La locura la transmite. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buenoooooo, no hay que fiarse de nadie, cada vez lo tengo más claro... Me has metido una buena dosis de inquietud en el cuerpo (como si no fuera suficiente gallina yo ya... jeje), tendre mucho cuidado con quién hablo o con quién quedo a tomar café! :-)
    Muy buen texto, Patricia. Gracias por seguir aceptando los retos y seguir jugando con las frases.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti! Esta experiencia es cada vez más divertida, para mi es un reto estar en este juego con ustedes.

      Eliminar
  3. Qué terrorífica te has vuelto de repente Patricia... me cagué los calzones... si antes desconfiaba de las lindas sonrisas cibernéticas, ahora ya les tengo horror, no pienso ligar con ninguna. Ja,ja,ja,ja,ja,ja. Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ahora si te asusté? Yes!! Tenía que ser mala, creo que salí más loca que mala, pero bueno, al menos conseguí que desconfíes de las lindas.
      Gracias!

      Eliminar
  4. Hay frases de un lirismo intenso y esa belleza choca (o en el fondo no) con la crudeza de la locura. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Y yo creo que esto sirve igual para los hombres. En unos segundos cerraré mi perfil de facebook, de twitter, mi correo electrónico y hasta la línea de móvil!!! Bufffff
    Gracias por avisarnos!!! Tiene que ser real todo eso, porque me lo he creído. A no ser que seas una escritora maravillosa, que nos hayas hecho meternos en el papel de tal modo que.... ¡Hummmm!
    Gracias por jugar en el mismo equipo que yo!! Nos leemos, Patricia. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja No Mary Ann toooodooo es ficticio...bueno, casi todo. Hasta la próxima entrega!

      Eliminar
  6. Jajaj muy bueno! Cierto, hay que tener cuidado... Me encantó leerte, hay frases que transmiten el estado de la protagonista. Un gusto leerte Patricia.
    Nos leemos el mes que viene! Besos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Ufff...! Soy de las que me vuelvo loca por una hermosa sonrisa... Y mira que me han sucedido cosas... A partir de ahora seré mucho más precavida...jejeje... ¿Dónde venden el dichoso detector de metales?
    Me ha gustado mucho tu relato, Patricia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé en dónde lo vendan pero si lo encuentras me dices por favor! jajajajaja Muchas gracias!!

      Eliminar